Tatuadores aseguran que, con más precauciones, podrían volver a trabajar

A partir del comienzo de la pandemia y del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO), los tatuadores tuvieron que ponerle un freno a su actividad laboral al igual que los servicios de estética y por ahora no hay certezas sobre cuándo podrían retomar sus tareas.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Juan Manuel Nouche, tatuador e inquilino de un local en Lanús Este, aseguró: “Sabemos que vamos a ser de los últimos en abrir y tener el mismo ingreso que teníamos antes. Nosotros entendemos que no es algo completamente necesario y urgente pero si usas las precauciones adecuadas no tenés el mismo riesgo de contagio”. 

El joven tatuador de 27 años es dueño de Nouche Tattoo y Piercing, ubicado en Sitio de Montevideo 1083, en Lanús y generó un protocolo basado en el de los odontólogos para que sea presentado en el Municipio. “Yo sé que no son oficios iguales pero habría un análisis de los tatuajes que se harían, se trabajaría sólo con esa persona y podes separar tranquilamente las extremidades que se tatuarían”, opinó Nouche.

En este contexto, muchos tatuadores con estudios privados continuaron con su trabajo en sus casas, sin embargo hay otros que se vieron obligados a cerrar su local. En este sentido, Nouche tuvo que solicitar un préstamo estatal, reducir el pago del alquiler del local y comenzó un emprendimiento de venta de remeras para garantizar un ingreso alternativo. 

Con respecto a la posibilidad de retomar su trabajo, el tatuador explicó que “por ley se pide muchísima protección para tatuar en condiciones normales ya que es casi como un quirófano”. 

“El riesgo está siempre pero se que se puede llegar a preparar algo seguro y que minimice los riesgos porque ya estamos acostumbrados a evitar la contaminación de fluidos”, explicó el tatuador de Lanús. En este sentido, se armó de recursos como barbijo, máscara, camisolin y un perchero de hierro con una lona para separar al cliente cuando se habilite la actividad. 

Además, consideró que “muchos clientes tienen plata y tiempo para tatuarse ahora”. “No es que el rubro se fundió porque no hay plata sino porque no podemos dar el servicio”, relató a este medio.