Exigen reestablecer mesas de gestión educativas en Lanús

Mientras las denuncias por problemas edilicios y con los servicios en las escuelas públicas del distrito se multiplican, las reuniones de la Unidad Educativa de Gestión Distrital (UEGD) Lanús no se conforma desde finales del pasado año y desde las distritales locales de distintos gremios de la educación y trabajadores no docentes exigieron formalmente a la Jefatura Distrital para que vuelvan a funcionar, al tiempo que pidieron al Concejo Escolar que se sume en el mismo sentido.

El último viernes por la mañana, las departamentales lanusenses de SUTEBA, FEB y ATE elevaron un petitorio a la Jefatura Distrital de Educación para que convoque a la brevedad una nueva reunión de UEGD, al tiempo que también se contactaron con el Consejo Escolar para que se exprese en la misma sintonía, ya que según comentaron a DiarioConurbano “sin mesa es muy difícil que se enteren de los conflictos para resolverlos y la única forma que se visibilizan es con los reclamos de los padres y maestros”.

La mesa conformada por el Consejo Escolar, los gremios relacionados y autoridades educativas provinciales y municipales no se reúne desde noviembre de 2017 pasado.

En la misma deberían abordarse temáticas como las condiciones edilicias de los establecimientos educativos, las dificultades de los trabajadores de la educación, situaciones relacionadas con la vida escolar de los alumnos y problemáticas en torno al Servicio Alimentario Escolar (SAE).

Mientras tanto, las denuncias de padres, docentes, directivos, alumnos y sindicatos por problemas con los servicios públicos, malas condiciones en los edificios o dificultades con la comida en los comedores se multiplicaron porque “es la única forma de visibilizar que no están bien las cosas”.

Uno de estos conflictos se dio en la EP 35 “Nicolás Avellaneda”, la ES N° 18 “Fray Mamerto Esquiú” y el Jardín de Infantes N° 924 “Gabriela Mistral” de Villa Caraza, Lanús, donde los estudiantes pasaron dos semanas sin agua y sus padres se vieron obligados a tomar medidas de fuerza para hacer notar el problema.

Ante los reiterados reclamos de la comunidad educativa, la empresa AySA comenzó el viernes por la tarde las tareas para restituir el suministro luego del corte de calle realizado el pasado jueves en la intersección de Tagle y 1ro. de Mayo, la esquina en donde se encuentran los establecimientos.

Además, directivos, padres de alumnos, vecinos y las distritales locales de SUTEBA, UPCN y ATE amenazaron a la prestadora del servicio que el próximo lunes 11 realizarían una marcha a sus oficinas de no encontrar solución a los problemas de presión de agua que limita el normal funcionamiento del dictado de clases y la atención en el comedor del colegio, ya que el camión cisterna que desde la empresa enviaban a diario no bastaba para cubrir los requerimientos.

En medio de la disputa y la asamblea que se generó para organizar la nueva medida de fuerza también se acercaron desde el jardín maternal N° 10, ubicado a pocas cuadras del pequeño polo educativo, para denunciar la falta de electricidad desde hace tres días, lugar a que el grupo marchó una vez que AySA comenzó sus labores para encontrarse con el suministro reestablecido a los pocos minutos.

Otro de las polémicas recurrentes fue la denuncia de los sectores educativos por las condiciones en las que llegan las partidas de alimentos a los comedores escolares.

Desde un nido de ratas en un cajón de manzana, pan con excremento de roedores y comida podrida, las distritales de los sindicatos de trabajadores de la educación dieron cuenta de un sinfín de irregularidades mientras sostienen la sospecha de cierta cercanía entre funcionarios municipales de alto rango y los proveedores apuntados ante la inacción para hacerlos a un lado frente a los hechos.

A esto, se le suman los reiterados reclamos hacia el ejecutivo municipal por distintas vías y las denuncias por “desidia” en el ámbito escolar que manifiestan los gremios casi a diario en redes sociales y cada vez que tienen oportunidad en las sesiones de Concejo Deliberante, donde la última casi se suspende por el calibre de las quejas hacia los ediles oficialistas al escuchar que en sus discursos se expresaron opuestos a las críticas vertidas desde los sindicatos.

En principio, el próximo viernes 15 está pautada una nueva sesión de HCD en Lanús, donde desde los gremios vislumbran que el clima continuará agitado si no hay una pronta respuesta para reestablecer las mesas de UEGD ante la escalada de problemas en las escuelas.