Barrio Obrero: Mató a su vecino porque le estacionó la camioneta en la puerta

Brisa, la hija de un hombre asesinado tras una disputa con su vecino en barrio Obrero, partido de Lomas de Zamora, contó que mientras el cuerpo de su padre estaba tendido en el piso, un grupo de vecinos entró a robar la casa del acusado e intentaron usurpar el lugar. “Ningún vecino quiso meterse porque el asesino es un hombre muy violento. Lo peor de todo fue que se metieron en la casa del asesino, la querían tomar, y tuve que pedirles que no toquen nada”, relató en diálogo con DiarioConurbano.com.

El testimonio de la hija de la víctima toma valor porque la versión inicial daba cuenta que el homicida y la persona asesinada eran amigos.

Según la joven, el hecho ocurrió el 24 de enero a la madrugada en calle 4 y Unión Real, en barrio Obrero, donde Omar Aguilar Suarez, de 39 años, fue asesinado tras discutir con Juan José Jara, su vecino. La discusión se inició porque otro vecino había estacionado su vehículo en la puerta de la casa del acusado.

“Mi papá estaba haciendo trabajo de albañilería en la casa de un vecino. Construía por la noche porque de día trabajaba en una empresa. Ese sábado cuando terminó de trabajar se quedó en el lugar en compañía de mi mamá y los dueños de la casa. Cuando este hombre -por Jara- llegó a su casa pidió que se corriera la camioneta de ahí y se la corrieron”, explicó Brisa.

Luego de esa situación, Jara ingresó a su domicilio y rápidamente volvió a salir, muy molesto. “Empezó a dar vueltas alrededor del coche y dijo que le chocaron el auto. Mi mamá se acercó y le explicó que nadie le chocó. Pero este hombre empezó a insultarla y ella le pidió que se vaya. Sacó un arma y la amenazó. Al ver eso, mi papá, se metió. Intentó pegarle a este vecino, pero mi mamá lo detuvo”, describió.

Y continuó: “Este hombre realizó un primer disparo que pasa muy cerca de la cabeza de mi mamá y pega en la pared. No le dio en la cabeza de milagro. Eso hizo que mi papá se enojara aún más y entrara al garaje del asesino para sacarle el arma. Este hombre dio un paso atrás y le pegó dos tiros en el pecho. Mi papa cayó, una vez que cayó, le siguió disparando en el piso. Después le dijo a mi mamá que se fuera de su casa porque sino la mataba a ella también. Cerró la reja y siguió a los tiros. Mi mamá tiene un roce de bala en el pie”.

Lo insólito fue que, según el testimonio de la joven, mientras esperaban la ambulancia para trasladar a su padre, unos vecinos ingresaron a la casa del acusado -quien se encuentra detenido por el hecho en la Comisaría de Villa Centenario- y “empezaron a robar sus pertenencias e intentaron tomar el lugar”.

“Se metieron en la casa del asesino, la querían tomar, y tuve que pedirles que no toquen nada”, recordó Brisa profundamente acongojada.

Respecto a la investigación, la joven comentó que desde fiscalía informaron a la familia que se está trabajando. “Por el momento solo nos pidieron que esperemos que se cumpla el mes y después que vayamos nuevamente”, aseguró.

La causa – caratulada “homicidio simple” – se encuentra en la UFI 7 de Lomas de Zamora, a cargo del fiscal Nicolás Espejo.

Por Mabel Cáceres