Viñuales: “No me une ningún trabajo político en especial” con Bullrich

La reunión entre la presidenta del PRO, Patricia Bullrich; y el ex jefe de gabinete lomense y dirigente peronista, Guillermo Viñuales, movió el avispero en la política local y de la Tercera Sección. El apoyo de la ex ministra al ex funcionario y luego su bienvenida al espacio del PRO generó una ola de críticas de parte de dirigentes y militantes del Frente de Todos lomense.

No obstante, Viñuales aclaró que su espacio “es vecinal, lomense y de espíritu peronista” y que trabaja en línea con Hacemos, espacio que impulsa el jefe de Gabinete de Lanús, Diego Kravetz, que reúne a “peronistas y ex kirchneristas” que mantienen diferencias profundas con el Gobierno nacional por su vínculo con La Cámpora.

“Desde que renuncié tomé contacto con dirigentes políticos de diversos espacios, tuve oportunidad de conversar con Florencio Randazzo, con Héctor Daer, con Pichetto, con Larreta, con Santilli, por supuesto con Grindetti y Kravetz; con muchos de ellos encontré muchos puntos de acuerdo hasta entre ellos. Yo a Bullrich no la conocía, es verdad que tiene posiciones más duras de las que me gustan, pero es una dirigente y presidenta del PRO, me invitó a que la acompañe a una actividad de la cual no participé, pero sí fuimos a tomar un café. Me parecía legítimo y no tenía nada que ocultar”, aclaró el ex funcionario en una entrevista al programa Por qué te vas que se emite por Radio Sur Digital.

En ese sentido, Viñuales recalcó: “No me une nada político en especial (con Bullrich). Ella me quería conocer, conversé con ella. Si hubiera querido ocultarlo, me hubiera reunido en otro lugar”. Y criticó que “parte del gran problema que tiene la grieta es este tipo de cosas de que si te reunís con uno u otro, sos un traidor. También me reuniría con algún intendente del Frente de Todos”.

Reconoció que le llegaron críticas por su café con la presienta del PRO – conocida por alentar a marchas anticuarentena-, pero subrayó: “Las críticas y comentarios vinieron del mundo de la política, no del mundo de la gente de a pie que tiene en la cabeza otra cosa”.

En la misma, línea insistió:  “Tengo muchas diferencias con el Gobierno macrista, tengo diferencias enormes como también con algunas posiciones de Patricia Bullrich; pero también me interesa su lucha contra el narcotráfico”. Además, replicó que “lo mismo si pudiera hablar con gente del socialismo de Rosario por su sistema de salud, lo haría”.

“Si eso me va a ayudar a generar una mejor propuesta para Lomas, no veo por qué no reunirme. No soy esclavo de nadie”, sentenció el jefe de Gabinete de Lomas.

La visita de Bullrich a Lomas, oficializó lo que en redes sociales ya se proclamaba y se especulaba, que era el desembarco de Viñuales en las filas de Juntos por el Cambio y dentro de ese frente, junto al espacio de Hacemos que tomó protagonismo en los últimos meses por el impulso de Kravetz y del intendente de Lanús, Néstor Grindetti.

En tanto, en el plano local, la falta de conducción en JxC propiciará una interna que hasta el momento tiene anotada a tres listas, que puede llegar resumirse en dos; por un lado el consejero escolar Nicolás Bari, quien trabaja de forma mancomunada con Viñuales; y la otra que integren espacios del PRO que conduce Silvia Sierra; el vidalismo representado por el edil Gustavo Ganchegui; la Coalición Cívica y otros representantes. Aún queda por ver qué hará el radicalismo.