Lanús, primer municipio con un protocolo para la donación de órganos en muertes violentas

Grindetti OrganosEl Municipio de Lanús es el primer distrito del país en contar con el protocolo de actuación para que las fuerzas policiales sepan cómo proceder en casos de víctimas de muerte traumática y que son potenciales donantes de órganos, como una forma de agilizar la donación de órganos en esos casos y que la burocracia no entorpezca la preservación de los mismos.

 

La presentación se llevó a cabo en el salón Recepciones Canela con la jornada bajo el nombre de “Muerte Violenta y Donación de Órganos” y contó con la presencia del intendente municipal, Néstor Grindetti; el jefe de gabinete lanusense, Diego Kravetz; el juez de Garantías 8 de Lomas de Zamora, Gabriel Vitale; presidenta de la Asociación Madres del Dolor, Silvia Irigaray; el representante de Cucaiba, Hugo Petrone; y comisarios de las seccionales de Lanús.

El protocolo establece los lineamientos básicos a seguir para que, frente a un potencial donante de órganos, se dinamice la actuación de las autoridades de coordinación, entre las que se destacan el personal sanitario especializado interviniente, funcionarios judiciales y miembros de las Policías de la provincia de Buenos Aires.

En los pasos a seguir, el documento establece las prioridades que tendrán los agentes policiales en esa situación: contactar a los profesionales del CUCAIBA con el Juez de Garantías y Fiscal de Turno; cumplimentar las necesidades inmediatas de la familia del fallecido en relación al proceso de ablación; y convocar de manera urgente al médico forense policial a fin de dictaminar los órganos o tejidos que resulten aptos para ablacionar sin afectar el examen de autopsia.

Durante la presentación, el jefe comunal destacó la importancia de que se implemente el protocolo al marcar que “la vida pone obstáculos constantemente, a algunos le pone obstáculos más grandes y personas como Silvia saltan enromes obstáculos y hacen una fortaleza para hacerle un bien a los demás” y manifestó: “Valoramos muchísimos lo que estaos haciendo porque es un gran trampolín para resolver los problemas”.

Por su parte, Vitale instó a las fuerzas de seguridad a “hacer el intento de poner el pie sobre el protocolo” al apostar en “el recorrido que se haga en cada una de las seccionales para garantizar que se cumpla los pasos correspondientes” y aseveró: “El protocolo no fue hecho en un escritorio, sino que responde a las necesidades que tiene la Provincia de superar los obstáculos que tiene año tras año”.

“Estamos fallando en el proceso de donación, el problema somos nosotros el Poder Judicial y el Ministerio de Seguridad. Es cierto que la problemática de cada seccional supera cualquier tensión pero ahora pedimos que nos atiendan y apostamos a eso porque apostamos a sobrepasar los obstáculos que estuvimos viendo”, remarcó el juez de Garantías lomense y aclaró que “el protocolo toma todos estos conflictos en algo que es una porción de nuestra pequeña competencia porque la idea es fomentar estos espacios en pequeños grupos para poder trabajar sobre las condiciones que se van presentando”.

Asimismo, advirtió: “Acá no hablamos de un acto de voluntariado sino de nuestro deber como funcionarios de llevar un procedimiento que establece la Ley” al mismo tiempo que cuestionó que “el procedimiento no tiene que durar más de seis horas, no se piden acciones heroicas sino cumplir con el trabajo que les fue encomendado” y sentenció: “No podemos quedar engrampados en la burocracia cuando podemos salvar una vida”.

En diálogo con DiarioConurbano.com, la representante de la Asociación Madres del Dolor contó que la iniciativa de crear el protocolo surgió a partir de su propia historia de vida, cuando en el 2001 un policía fusiló a su hijo Maximiliano y “en ese momento que se toma la decisión de donar los órganos de Maxi, la Policía no sabía cómo actuar”. “Me llevó muchos años pero lo pudimos lograr gracias al acompañamiento del juez Vitale que me escuchó y empezamos a trabajar juntos”, enfatizó.

Detalló que “hay 11 mi personal que esperan un donante de órgano y en Argentina por mes mueren más de 600 personas y un 10 por ciento de esas muertes, tal vez, pueda ser donante y no están porque falta hablar y dar estas charlas como así también falta la actuación rápida de la Policía, de la Justicia y de todos los involucrados en el proceso”.

Asimismo, subrayó que “solamente tenés seis horas para hacer todos los pasos y llegar a la ablación” y remarcó que “para llegar a tiempo todo pasa por la agilidad que tengan todos los actores, contener a la familia, que la familia sepan que la víctima es donante, la predisposición de los médicos y que la Policía y la Justicia sepan cómo actuar”.