“Un consenso en el distrito es posible y estoy dispuesto a hacerlo, pensando en gestión y sin involucrar ideología”

El intendente de Lanús, Néstor Grindetti, se mostró “dispuesto” a crear una mesa de consenso con la oposición local, como extensión de la propuesta que se plasmó en el plano nacional, aunque admitió que “será difícil” poner una agenda común “con temas de gestión de largo plazo sin que intervengan las cuestiones ideológica que suelen poner algunos dirigentes cuando se debate ante cada iniciativa”.

“Un consenso en el distrito es posible y estoy dispuesto a hacerlo. Hay que pensar en qué puntos nos concentramos y dejar las cuestiones ideológicas de lado porque una obra es una obra, no es ideológica. Me pasó con el Polo Educativo, en donde algunos opositores me reclamaban la construcción de 5.000 viviendas, una obra que es prebendaría porque se puede elegir a quién beneficiar mientras que el Polo es indistintamente para todos los vecinos”, aseguró.

El jefe comunal, en una charla que mantuvo con DiarioConurbano.com luego de la presentación del Plan Salud 2019, destacó la importancia de haber gestionado con obras públicas “para mejorar la vida de los vecinos” del distrito, “incluyendo a todas las personas que estaban dispuestas a trabajar sin importar el signo político”, y confió en que los votantes le reconozcan en las urnas a su Gobierno el haber realizado obras “que le facilitan la vida y le aportan tiempo para hacer otras cosas durante el día”.

“El reconocimiento viene de la utilización de las obras”, enfatizó Grindetti, quien se puso como objetivo que el vecino “vuelva a tener el orgullo de ser lanusense”. En ese sentido, adelantó que el plan de obras públicas 2030 tendrá como punto de partida la construcción de un nuevo paso bajo nivel que permita conectar a Lanús Este del Oeste para facilitar el tránsito “pero que tenga el espacio necesario para parquizar el entorno”.

También dijo que buscarán un socio privado para construir y explotar junto con el municipio un teatro municipal. Adelantó que planifican poner en valor a la casi decena de parques municipales que cuenta el distrito, y que está en marcha un proyecto para la recuperación de espacios públicos que aporten pulmones verdes ante el avance del cemento de la ciudad.

Entre las iniciativas están la cesión de parte de Ferrocarriles Mitre de las tierras por donde antes pasaba el tren que cruza las estaciones de Villa Diamante y Caraza, entre otras, para convertirlas en centros culturales.

“Si no hubiera hecho los puentes, hoy tendríamos problemas económicos y tampoco tendríamos esas obras. Por eso no niego que la gente la esté pasando mal por la pérdida de empleo o la inflación, y podemos disentir sobre quién es responsable de esta situación, pero somos más los que pensamos que hoy algunos sectores la pasamos mal pero con la seguridad de que después la vamos a pasar bien”, afirmó.

La conversación, de la cual participaron otros dos medios de prensa, se desarrolló en un comercio gastronómico del renovado centro de la localidad de Remedios de Escalada. Esa postal es la que propone replicar en distintos puntos del distrito, adaptada a cada necesidad, como forma de “renovar el espacio público para que el vecino se sienta feliz de vivir en su ciudad”.

Grindetti, quien supo ser quien manejó las finanzas de la Ciudad de Buenos Aires durante las dos gestiones del actual presidente Mauricio Macri, no le esquivó al análisis económico nacional, que atraviesa momentos de incertidumbre ante la recesión. En ese sentido destacó la importancia del desarrollo de la cuenca neuquina Vaca Muerta en materia energética, del desempeño del agro como principal exportador, y del incremento del turismo como ejes de la recuperación, aunque admitió que “aún no alcanza”.

“Esos tres pilares que son realmente excelentes aún no derraman en el Conurbano. Por eso hay que regular para que se pueda incluir a todos en el desarrollo y en el avance”, sostuvo.