“Un chico afuera de la Escuela está condenado a que esté preso o a que termine su vida antes”

Lo afirmó el jefe de Gabinete lomense, Guillermo Viñuales, en una entrevista luego de encabezar un multitudinario acto en el club Temperley, con casi un millar de representantes educativos del distrito. El funcionario reclamó romper los “prejuicios” entre las escuelas de gestión pública y privada aunque destacó que el Estado prioriza la educación gratuita.

El jefe de Gabinete de Lomas de Zamora, Guillermo Viñuales, afirmó que su gestión como responsable de la educación lomense es “romper el prejuicio” entre instituciones públicas y privadas para evitar enfrentamiento entre escuelas. Con crudeza, destacó que “en algunos lugares un chico que queda afuera, prácticamente está condenado a que esté preso o a que termine su vida antes que los demás”.

En una entrevista con DiarioConurbano.com, el funcionario -con aspiraciones a ser intendente lomense el año próximo- enfatizó la decisión en el 2009 del diputado nacional y por entonces intendente Martín Insaurralde de poner a la Educación como “prioridad”, y sostuvo que su equipo mantiene esa misma línea. “Recorriendo todos los días las escuelas, como venga la realidad, sin maquillajes, sin mentiras, poniendo la cara y resolviendo los problemas”, sentenció.

 

¿Cuál fue el objetivo del evento que realizaste con docentes de Lomas de Zamora?

Fue un brindis que realizamos desde el equipo de Educación y es la primera vez que lo hacemos. Hemos convocamos a docentes de escuelas públicas y colegios privados; de todos los niveles, desde Jardín de Infantes hasta adultos. Buscamos que los docentes se encuentren, se conozcan y también, de algún modo, evaluar si estábamos acompañados por ellos en todo lo que estábamos haciendo. Los casi 700 docentes que hoy están acá ratifican que cuando Martín Insaurralde en el año 2009 asumió como intendente y tomó como prioridad a las escuelas, y muchos políticos no se animaban porque caían en el prejuicio ideológico, estaba en lo cierto. Lo que estamos haciendo hoy es seguir con su línea de trabajo con un equipo integral que hoy hemos presentado, recorriendo todos los días las escuelas, como venga la realidad, sin maquillajes, sin mentiras, poniendo la cara y resolviendo los problemas.

En tu discurso destacaste la importancia de evitar las diferencias entre guardapolvos y uniforme, ¿qué objetivo buscás?

Romper el prejuicio. Cada uno puede elegir el lugar en donde quiere estudiar. La prioridad es la escuela estatal, también lo dije, porque la responsabilidad más importante es con la escuela de gestión estatal. Pero más del 40% de los chicos van a la escuela de gestión privada y también tienen sus derechos. Por supuesto que no vamos a hacer una obra en una escuela que tenga todas las condiciones económicas resueltas pero podemos trabajar con ellos en programas sociales, orientación vocacional, en el problema del bullying. Son lomenses y lo que más buscamos es integrar, no queremos peleas entre colegios, no queremos prejuicios. Me consta que hay muchos chicos de colegios privados tratando de dar una mano a chicos de colegios públicos y viceversa, de hacer proyectos en común, en nuestros parques y en nuestras plazas, es el sentido de que el estado municipal esté metido en este mundo de la educación y quise resumirlo en esa frase porque hay mucho prejuicio para romper.

En tu discurso te quejaste de la “fórmula del éxito” que llevan los políticos en sus campañas cuando hablan de un problema, ¿a qué te referiste?

A mí me da mucha bronca eso, siempre lo dije, del partido que sea, que citan verdades como si fueran absolutas; eso molesta mucho. Y me da bronca porque los que hacen eso son los que menos conocen la realidad; les gusta más el discurso y quieren convencer a los que ya están convencidos. Nosotros es absolutamente al revés. A veces recibimos buenas, a veces malas, a veces recibimos deudas históricas que tenemos que saldar y quizás no podemos hacerlo con todos pero somos vecinos de carne y hueso. Nuestros hijos van a los colegios de Lomas de Zamora, nosotros mismos estudiamos acá. Yo fui a una escuela religiosa-privada y a una universidad pública. De algún modo llevo adentro mío esas realidades que han hecho de mí el ser humano que soy. Creo en la educación por sobre todas las cosas, no como un discurso sino como una convicción. Además en algunos lugares un chico que queda afuera, prácticamente está condenado a que esté preso o a que termine su vida antes que los demás.

Insaurralde te felicitó a través de una carta y asistieron al evento muchos docentes que no tienen obligaciones políticas, ¿cómo lograste ese respaldo?

Matándonos trabajando, para eso creé un gran equipo. Escuchando, recibiendo mails, llamados a la hora que sea. Hay que tener vocación para hacer eso, la verdadera vocación política, la que está tan malversada. Las ganas de hacer algo por los demás, de aprovechar los instrumentos que disponemos, en nuestro caso del municipio, tratar de ser lo más eficaces posibles. A veces un vidrio o un baño es el cambio del ánimo de una escuela. A veces una filmadora o una computadora  o a veces estar, nada más que estar. Yo creo que los funcionario públicos tenemos la obligación de ir a las escuelas. En este caso les he pedido a Martín Insaurralde y a (Santiago) Beto Carasatorre que desde diciembre del año pasado tener las áreas de Educación bajo mi responsabilidad, y en conjunto con el Consejo Escolar estamos llevando adelante con solidez un trabajo integral. Muchos de los docentes que hoy están festejando tienen igual cuestiones sin saldar en sus escuelas, no hay que confundirse. Ni siquiera son todos de nuestra fuerza política sino que adhieren a una forma de trabajar que los respeta, que no los usa, que los escucha y que trata de dar soluciones.