Tras el revés en el Senado, Scioli amenazó con sacar la Policía Municipal por decreto

El gobernador bonaerense sorprendió con el anuncio, tras el nuevo fracaso en el tratamiento del proyecto de ley en el Senado provincial. Cuando ya la iniciativa había pasado a comisión por la falta de acuerdo para su aprobación, el mandatario dijo que podría utilizar otro mecanismo. "La gente no puede esperar más", argumentó.

El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, amenazó hoy con instrumentar la Policía Municipal por decreto, luego de que volviera a estancarse la negociación en el Senado, al justificar esa eventual medida en que "la gente no puede esperar más".

"Todos saben de mi paciencia y búsqueda de consensos", remarcó Scioli, pero aclaró que en el "marco" de sus "facultades constitucionales" debe "encontrar los caminos", del mismo modo que decretó la emergencia en seguridad en la Provincia en abril pasado.

En declaraciones a la señal TN, el mandatario lamentó que la negociación volviera a estancarse en el Senado, "a pesar de los esfuerzos" del vicegobernador Gabriel Mariotto por "encontrar un consenso" con la oposición, explicó.

Por esa razón, Scioli dijo que dispuso avanzar junto al ministro de Seguridad, Alejandro Granados, y su equipo jurídico para "instrumentar la implementación de las policías de prevención local, en el marco de la ley provincial que prevé crear nuevos cuerpos, como se hizo con la Policía Rural".

Aunque no utilizó la palabra "decreto", Scioli adelantó que se crearán "formalmente" las policías locales en los partidos bonaerenses de más de 70 mil habitantes para "luego articular con los municipios la operatividad" de la medida.

"La voy a crear en el marco de la ley provincial de Policía", ratificó el mandatario, al justificar que "la gente está preocupada con este tema", y comentó que "entiende" su "temor" e "impaciencia".

La sesión del Senado en la que iba a tratarse la creación de la Policía Municipal fue postergada durante el mediodía de este jueves y la iniciativa fue girada a Comisión, luego de varias semanas de idas y vueltas en las negociaciones.