Piden el freno y optimización de obras en el puente de Temperley

Desde el HCD de Lomas de Zamora aprobaron el pedido de freno de la licitación para la refacción del paso elevado de la estación que comunica el este con el oeste de Temperley al considerar que la propuesta actual no contempla su uso intensivo por parte de las personas con movilidad reducida. El concejal Juan Castagnini del Frente Renovador-UNA, que también es vecino del lugar, dialogó con DiarioConurbano.com y explicó los pormenores de la propuesta que presentó.

Los vecinos de Temperley luchan desde hace tiempo por una comunicación física entre el este y oeste, que esté en condiciones, sin obstáculos que impidan la fluida circulación y no cause dificultades para todos aquellos que tengan movilidad reducida.

Tras varios capítulos en los que se involucró a la justicia federal, la empresa Ferrocarriles Argentinos y los grupos vecinales, que llevan adelante reuniones todas las semanas, la pelea por una infraestructura acorde en la estación tuvo un nuevo episodio en el concejo deliberante, donde se aprobó el pedido de suspensión de la licitación de la obra destinada a refaccionar el antiguo paso que conecta las calles 14 de Julio y Avellaneda porque aún no se evaluó si las personas con movilidad reducida podrán o no utilizarlo tal como se proyecta en el pliego.

Lo siento muy en carne propia el problema por ser vecino y me siento en la obligación de estar a la altura de las circunstancias y acompañar el reclamo”, reveló el concejal por el FR-UNA Juan Castagnini, quien presentó el proyecto en la Sesión del Consejo lomense del pasado miércoles.

Estamos de acuerdo con los vecinos que plantean que el proyecto de licitación no cumple con las reales necesidades”, indicó el edil y afirmó que “es mucha la gente que necesita pasar de un lado para otro y un solo ascensor no va a ser la solución”.

Es que en la licitación se establece la instalación de un ascensor en cada margen, los cuales serán operados desde las boleterías, y escaleras seguras, algo que para Castagnini es errado por el caudal de gente que por allí circula y que “sería una picardía” porque se destinaría dinero “para una solución que, es evidente, va a fracasar”.

Según el edil lo más acertado sería la utilización de una escalera mecánica para todos los que quieran cruzar de un lado al otro del viejo paso. “¿Cuál sería otra solución? Usar muchos ascensores, pero estaríamos generando algo muy costoso”, argumentó, al tiempo que tomó el ejemplo del paso elevado del supermercado Coto de Temperley, el cual estimó que “adaptado para la situación, es el sistema óptimo para cumplir con los derechos de los discapacitados más vulnerables”.

Confío en que la justicia dicte la sentencia que todos estamos esperando y tengo la esperanza de que se revea la licitación para que se la agiorne (SIC) en el marco de la solución que todos esperamos”, finalizó el edil massista.