Opinión: Viñuales contra el Frente de Todos

Por Claudio Morell (*) Días atrás, mientras navegaba por portales de noticias y las redes sociales, me encontré con una foto que reconfirmó lo que ya sabíamos: Guillermo Viñuales va por la senda de Mauricio Macri. “Hoy, visité a ‘Toty’ Flores en Laferrere”, posteó el exjefe de Gabinete de Lomas de Zamora, que se desempeñó políticamente dentro del Proyecto Nacional y Popular, de la mano del intendente Martín Insaurralde, pero después decidió presentar su “renuncia indeclinable” y hacer la propia.

 

Héctor “Toty” Flores es diputado nacional por la Coalición Cívica de Elisa Carrió (es decir, responde a Juntos por el Cambio) y fundador de la cooperativa La Juanita. Hasta allí fue Viñuales, donde se mostró muy sonriente junto al dirigente social.

 

Viñuales, por su parte, fue candidato del Frente para la Victoria, luego de Unidad Ciudadana y luego del Frente de Todos, y ocupó una de las funciones más importantes en la Comuna lomense. Nos conocemos desde cuando militábamos en la Universidad Nacional de Lomas de Zamora y en los barrios.

 

En su carta de renuncia, Guillermo aseguró que lo hacía porque era momento de emprender nuevos proyectos para su vida personal y política. En realidad, eso es apenas una parte del porqué. No es honesto política ni humanamente borrar todo con el codo cuando el espacio en el que alguien se desarrolla no cumple con las aspiraciones personales de ser candidato a intendente, en este caso, de Lomas de Zamora.

 

Claro que como referente o referenta, se puede elegir dónde militar, participar y trabajar, es genuino que eso ocurra. Ahora bien, en el caso del exjefe de Gabinete, resulta una actitud egoísta que su definición sea transitar por el lado contrario a los valores del proyecto de Néstor Kirchner y Cristina Fernández.

 

Él va por ese camino, abraza a la Coalición Cívica, al PRO, a Juntos por el Cambio. Les mintió a los vecinos y vecinas de Ingeniero Budge, de Fiorito, de Centenario, a todos los y las lomenses que sufrieron los cuatro años de Cambiemos, con Mauricio Macri como presidente y María Eugenia Vidal como gobernadora.

 

Es urgente dar la discusión política en los barrios, clubes, escuelas, sociedades de fomento, es necesario ser conscientes de que estos comportamientos mezquinos nos llevan a la corrupción, a la falta de educación, de salud, de trabajo, de seguridad y de soberanía alimentaria.

 

Hay que hablar con la verdad, mirando a los ojos a este tipo de dirigentes para sacarles la careta y hacer caer el verso de que el problema son el kirchnerismo, La Cámpora, Unidos y Organizados u otro espacio afín. Cambiemos, Macri, Rodríguez Larreta -con la complicidad de empresarios, jueces, Clarín y La Nación- son los responsables de los problemas que Guillermo Viñuales dice que quiere resolver.

 

En la Argentina hoy gobierna un Proyecto Nacional, Popular, Democrático y Feminista, que encaran Alberto Fernández y Cristina Fernández en la Nación, Axel Kicillof en la Provincia de Buenos Aires y Martín Insaurralde en Lomas de Zamora. Y hay otro proyecto, el antinacional, antidemocrático y vendepatria, que encaran Macri, Rodríguez Larreta y Carrió, y al que responde también “Toty” Flores.

 

Que no nos vendan lo contrario. Los compañeros Néstor y Cristina nos dieron el ejemplo de que no todo es lo mismo.

 

 

 

(*) Responsable de Unidos y Organizados Provincia de Buenos Aires.