Opinión: No permitiremos que desestabilicen a Alberto Fernández

Por Claudio Morell(*). En un día que tendría que habernos llamado a la reflexión de la sociedad en su conjunto para conmemorar el Día del Respeto a la Diversidad Cultural, presenciamos una acción nefasta armada por la derecha más recalcitrante: una protesta de violentos en distintos puntos del país que volvieron a derramar su odio contra un gobierno nacional elegido democráticamente, con el objetivo de desestabilizarlo, siempre bajo la conducción de multimedios como Clarín.

 

Quiero expresar mi más enérgico repudio a que este accionar autodenominado “banderazo” haya incluido la “visita” a la casa de la compañera vicepresidenta, Cristina Fernández, para amedrentarla, algo que hasta se podría tildar de mafioso y de una falta de respeto total a la crisis sanitaria que estamos atravesando los argentinos, las argentinas y el mundo.

 

Son los seguidores de Mauricio Macri, Patricia Bullrich, Elisa Carrió, María Eugenia Vidal, los residuos de la gestión que gobernó entre el 2015 y el 2019 y que todavía no soportan la derrota, no superan que el pueblo les haya dicho NO a sus políticas neoliberales y SÍ a Alberto y a Cristina, que vinieron a poner la Argentina de pie.

 

Sin embargo, otra vez estos inadaptados no lograron corrernos de la escena metiéndonos miedo. Quienes construimos este proyecto nacional y popular sabemos de qué se trata la militancia porque la ejercimos, vivimos de frente todos los momentos en que la Patria, la República y la Democracia estuvieron realmente en peligro, y siempre pudimos volver a levantarnos.

 

Hoy la Democracia no está en peligro, como vocifera la oposición. Pocas veces hubo tanta libertad institucional como en los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, y ahora en el de Alberto Fernández.

 

Por eso nosotros, nosotras, nosotres, como militantes no vamos a permitir ningún intento de desequilibrar el trabajo que el gobierno nacional viene realizando para superar las consecuencias no solamente de un virus como el Covid-19, sino también como el que nos enfermó social y económicamente durante los cuatro años de Cambiemos. Una vez más, la historia los condena.

 

(*) Responsable de Unidos y Organizados Provincia de Buenos Aires.