Montero: “No podemos hacer política de heladería, que abre solo en temporada”

Las diferencias dentro del Frente de Todos tienen un nuevo capítulo. El concejal Héctor Montero sorprendió con su decisión de conformar su propio monobloque y romper con el bloque FdT-PJ. La gota que rebalsó el vaso fue el rechazo de los demás bloques a una resolución que presentó para reconocer a los vecinos de Escalada que juntaron firmas para la reapertura de la ex Clínica Estrada, pero el malestar ha sido una constante en la interna de la oposición del distrito con el espacio que conduce el ex candidato a intendente Edgardo Depetri.

El nuevo unibloque se llamará “Concertación Peronista”. De esta forma, la oposición tendrá cinco bloques:  FdT-UC, FdT- FR, De Lanús para Lanús, Concertación Peronista y FdT –PJ, espacio que aún no definió si seguirán de esta forma o las dos concejalas Karina Nazabal y Jésica Flores conformará cada una un monobloque.

“Esto viene de hace tiempo, te digo que desde después de las PASO. Cuando se sintieron ganadores comenzaron a alejar a un montón de compañeros. No nos llamaban para nada, ni para hacer un número. Comenzó a haber una separación muy grande, una soberbia que ya se consideraban ganadores. Después cuando hubo que organizar las comisiones, hubo actitudes incomprensibles, se fueron sumando una serie de circunstancias que impresionó todo en la última sesión”, explicó el edil en diálogo con DiarioConurbano.com.

Criticó, asimismo, que “un simple expediente como es el reconocimiento a más de 12 mil vecinos que firmaron por la reapertura de la ex clínica, no quisieron acompañarlos. No había ningún justificativo en rechazar la resolución” y acusó a los demás bloques de “manejarse de forma realmente autoritaria, con mucha soberbia, con falta de compresión política sobre los nuevos tiempos y en muchos casos con un tinte de autoritarismo que no corresponde con los compañeros”.

La principal diferencia es con Unidad Ciudadana, espacio que conforma Natalia Gradaschi y que conduce en el orden local el subsecretario de Obras, Edgardo Depetri, y que ahora se sumó el ex candidato Julián Álvarez (ambos perdieron las elecciones de 2019 y 2015 respectivamente). No obstante, Montero aclaró que “se fueron acoplando el resto de los bloques”.

“No es un tema personal, es un tema de posicionamiento político. Más allá de que no se comprenden estas actitudes que lo único que hacen rechazar iniciativas y propuestas que surgen del FdT-PJ”, cuestionó y reveló que “se llegó a la situación de que llamaron a la propia Luana Volnovich para que llame a Darío Díaz Pérez para preguntar qué sucede con un concejal díscolo que le dijeron que iba a votar con el oficialismo para que la clínica pase al Municipio, cuando era un tema resuelto por la Justicia”.

“No hay una conducción política clara y comprometida en Lanús, lo vengo viendo desde hace mucho tiempo. No podemos hacer política de heladería que abren solo en temporada”.

Arremetió, en ese punto, que “primó la soberbia de este grupo de concejales que encima no interpretan actualmente la realidad política de Lanús y del país” y aseveró: “Alberto Fernández nos habla – y coincido- en cerrar la grieta, en trabajar todos juntos en este momento de pandemia, que no puede haber diferencias políticas menores. Mi interés coincide con el de Alberto”.

Aclaró, en tanto, que las diferencia es con un sector dentro del FdT, pero que seguirá formando parte del espacio, solo que formará su propio bloque para tener “libertad de acción”. “Lo conversé con Darío (Díaz Pérez), le expliqué que esto le iba a afectar con este grupo de compañeros pero que ante una simple declaración lo llaman autoridades a nivel nacional para preguntar qué está pasando, evidentemente estos comisarios políticos que conforman Unidad Ciudadana, solo aceptan los que le dicen de la superestructura y no conoce la política de Lanús”, disparó.

“Encima salen a hablar sobre lo que pasa en el distrito y más en una situación de pandemia que hay argentinos que mueren. No van a contar conmigo con estas mezquindades políticas”, sentenció.

Este nuevo capítulo en la extensa interna del Frente de Todos de Lanús se profundizó tras una nueva derrota en 2019. Para Montero, “esto sucede porque no hay una conducción local clara, reconocida” y consideró que “si tuviésemos alguien que conduzca correctamente el espacio, que conozca Lanús, que se mueva en el ámbito del distrito todos los días, que esté en contacto con los vecinos, es más fácil de resolver esta situación”.

“No podemos hacer política de heladería que abren en temporada, el que es candidato tiene que verlo el vecino todos los días, no en una foto, tiene que estar en contacto con los vecinos. Tenemos que estar a la altura de las circunstancias”, concluyó.