Molea pidió reformas en el Consejo de la Magistratura y criticó el avance del poder político

El Colegio de Abogados del Departamento Judicial de Lomas de Zamora fue escenario de una jornada de debate al cumplirse los 20 años de las reformas constitucionales de la Nación y la Provincia de Buenos Aires.  En ese marco, uno de los paneles más destacados estuvo encabezado por Diego Molea y Sebastián D´Stéfano, representantes de los abogados en los consejos de la Magistratura de la Provincia de Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires, y Miguel Piedecasas consejero electo para el organismo a nivel nacional.

El presidente de la institución anfitriona, Diego Molea,  tuvo a su cargo la primera de las disertaciones, luego de la presentación realizada por la especialista en Derecho Constitucional,  Marcela Basterra.

Al analizar la actualidad del organismo que selecciona jueces en la Provincia, Molea consideró que actualmente “se encuentra distorsionada la voluntad del constituyente respecto del equilibrio de los estamentos que lo integran” por el avance del Poder Político sobre los representantes del Poder Judicial y la abogacía.

Además, el referente de Justicia del Frente Renovador, planteó la necesidad de realizar reformas “para optimizar el funcionamiento del Consejo de la Magistratura y la conformación de mejores ternas” de postulantes para los cargos vacantes.

En ese sentido, llamó a realizar una modificación en el artículo 21 y que los aspirantes a la magistratura puedan presentarse para un solo cargo. “La problemática en un departamento judicial como Mercedes, no es la misma que la de uno del Conurbano. El examen debe ser realizado para un lugar determinado como sucede en Nación, porque si no el fiscal o el juez seleccionado se encuentra después con una realidad muy compleja, que desconoce y para la que no está preparado”, explicó.

En el cierre de su alocución, Molea propuso que se instaure la obligatoriedad de la Escuela Judicial “para que los aspirantes a la magistratura tengan una formación que no reciben hoy en las facultades”, y agregó: “En los dos años que dure esta especialización tendremos mejores herramientas de evaluación para que los mejores candidatos integren las ternas”.

Por su parte, D`Stefano realizó un repaso sobre el funcionamiento el Consejo en la Ciudad de Buenos Aires al que calificó de “omnipresente”  en la administración de Justicia de la Capital, y consideró que “en líneas generales la Ciudad tiene un proceso de selección de jueces aceptable”.

En el final, reconoció  que  la “Ciudad de Buenos Aires  encontró un mecanismo para controlar el Poder Judicial razonable que es perfectible, porque como en todos lados lo gobierna la política”.

Por último, Piedecasas se mostró muy crítico de la integración, la elección de los integrantes y el funcionamiento  del Consejo de la Magistratura de la Nación. El consejero electo por los abogados del Interior sostuvo que el Poder Ejecutivo “no debería formar parte del Consejo porque lo prohíbe la Constitución” y planteó “la deslegitimación del representante académico, que actualmente es elegido por el CIN, porque se le quita a los profesores del voto directo”.

Además, calificó de “injusta y desigual” la representación del abogado del Interior respecto de la de sus pares de capital –tienen un  consejero cada uno-, al sostener que la cantidad de matriculados y la extensión territorial que representa el primero “es infinitamente superior” al segundo. En este sentido se comprometió a trabajar desde el organismo para “cambiar esta desproporción”.

Por último, pidió incorporar una norma de adaptación, invocando el principio de congruencia entre la Constitución Nacional y de las provincias, “para lograr un modelo equilibrado de funcionamiento de los consejos de la magistratura en todo el país”.