Fuerte reclamo para la revisión del contrato de concesión de Edesur

Más de 20 organizaciones gremiales y de la sociedad civil se concentraron este martes frente a las oficinas de Edesur en la Ciudad de Buenos Aires para reclamar la revisión del contrato de concesión y la estatización del servicio.

Bajo la consigna “Basta de Edesur y Edenor”, las organizaciones denunciaron una prestación del servicio “negligente”, que “no respeta los derechos de los y las vecinas”.

Estuvieron presentes la intendenta interina de Lomas de Zamora, Marina Lesci, el presidente del HCD de Lomas, Diego Cordera, los concejales lomenses del Frente de Todos Claudio Morell, Gastón Lasalle, Eva Limone, Antonio Venezia, Rubén Garrocho y Pedro Geréz.

También participaron la subsecretaria de Desarrollo Humano de la Nación, Laura Berardo, la directora nacional de Desarrollo Humano, Paola Rezano, y las concejalas del Frente de Todos de Almirante Brown, Ivana Rezano y Cecilia Cecchini.

“El desastroso servicio que brinda Edesur afecta a todos los distritos del Conurbano. Debemos visibilizarlo e instalarlo en la agenda pública”, sostuvo Lesci, en la radio abierta que formó parte de la protesta. Y agregó: “No son apenas minutos; son largas horas y también días que padecemos su falta de inversión y el nulo interés por encontrar una solución al servicio que brindan”.

“Jamás pensaron en las personas electrodependientes que necesitan la luz para vivir. Tampoco podrían comprender la falta de luz en los clubes, espacios de contención y compromiso social, a los que golpearon duro con tarifazos, por eso la lucha constante de la Unión de Clubes de Barrio contra Edesur”, destacó. Y finalizó: “tenemos que decir basta Edesur”.

Laura Berardo celebró la importante convocatoria de la protesta. “Juntos exigimos que se haga justicia por todas las problemáticas que sufrieron y  siguen sufriendo los sectores más vulnerable de Lomas de Zamora y de toda la Provincia de Buenos Aires, principalmente el área del Conurbano, por falta de Inversión de la Empresa Edesur  y Edenor”, planteó.

En tanto, el concejal Claudio Morell planteó la necesidad de tener un modelo energético distinto al actual. “Como ciudadanos tenemos que enfrentarnos a esta problemática. Se cumplen 30 años de este mal servicio aún habiendo pagado nosotros los impuestos a tasas súper altas sin tener mejora; sumado a eso soportar que en los próximos meses si no se instaló y no se toma esta problemática en la agenda pública sufrimeros otro aumento de luz”, advirtió.

Mauro Stefanizzi, presidente de Asociación Argentina de Electrodependientes (AAdED), instó a la sociedad y las distintas agrupaciones a “tomar conciencia” y poner en agenda el reclamo, y anticipó que durante los próximos meses llevarán adelante diferentes actividades que concluirán en mayo con una audiencia nacional.

Por su parte, Magalí Zirulnikoff, del Observatorio del Derecho a la Ciudad y la Comunidad Federal Inquilina y No Propietaria, manifestó su rechazo a “estas empresas privatizadas que vienen lucrando con la necesidad de la gente, dejando personas en situación de total vulnerabilidad”.

El proceso de privatización del servicio eléctrico para la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano se inició en 1992 por decisión del entonces presidente Carlos Saúl Menem y el traspaso a tres empresas privadas de todas las tareas de generación, distribución y comercialización que hasta entonces desarrollaba la estatal Segba, devino en su disolución.

“Deberían comprometerse a dar un servicio público de calidad”, dijo Zirulnikoff, y añadió que dado que “no lo hacen”, el Estado “debería brindarlo, por lo que pedimos que se le quite la concesión después de 30 años de incumplimiento”.

En tanto, María Rosa Surita, coordinadora de la Red Nacional de Multisectoriales, señaló que ante la “vulneración de un derecho humano como es la luz”, las empresas Edesur y Edenor “responden pidiendo un aumento de tarifas”.

“Lo que quieren es que se regule de otra manera para poder aumentar como quieren, como hicieron durante la etapa del neoliberalismo más salvaje que fue el macrismo”, resaltó la referente.

Acompañados de carteles de “Estatización ya”, “Basta de cortes de luz” y “Sin luz no hay vida, no los apaguen”, las organizaciones reclamaron por las “personas más vulnerables” ante los cortes de luz y agua, como son los adultos mayores, las personas con discapacidad, y especialmente las personas electrodependientes.

“Hoy venimos a exigir basta de cortes y que hagan las inversiones que desde hace años tienen que hacer”, expresó Marcela Gómez, secretaria de AAdED y madre de Lautaro, un niño electrodependiente de 11 años.

Gómez expresó que “cuando se corta la luz, se apaga el respirador y dejan de vivir nuestros hijos. No es una metáfora, es la pura realidad”.

En el marco de la Ley 27.351 de Electrodependientes, sancionada en 2017, desde la asociación pidieron que las empresas “respeten los derechos” y que “se hagan cargo de sus responsabilidades y de dar respuesta a sus fallas”.

En ese sentido, denunciaron que aún “no avanza” la celeridad con la que Edesur atiende los reclamos ante cortes de luz, como así tampoco la entrega de los grupos electrógenos y las fuentes alternativas a las familias.

“Este fin de semana tuvimos más de 150 reclamos de familias, buscando casas donde tengan luz para poder enchufar los respiradores, mientras que desde la empresa los mandaban a comprar grupos electrógenos, asegurando que después les reintegrarían el dinero. Es una falta de respeto”, aseguró la referente.

Según el Registro de Electrodependientes (RECS) del Ministerio de Salud, en el país hay 15.000 anotados, pero estiman que “son muchos más”, ya que la pandemia “dejó muchas personas electrodependientes”.