Martínez respaldó el proyecto de Ley de Teletrabajo y aseguró que “garantiza derechos”

La diputada nacional del Frente de Todos María Rosa Martínez ponderó el tratamiento de la Ley de Teletrabajo en el Senado y sostuvo que pese a los posibles cambios deben “apostar a que se mejore”. Además puntualizó la necesidad de controlar que las empresas “contraten trabajo argentino” una vez que obtenga la otra media sanción.

Mientras en el Senado se debate en Comisión el proyecto de Ley que busca regular el teletrabajo con la participación del ministro de Trabajo, Claudio Moroni, la iniciativa que se aprobó por mayoría en Diputados continúa evaluándose desde varios sectores del ámbito laboral.

“Es una muy buena propuesta sobre un tema que se está discutiendo a nivel internacional porque es una modalidad que es seguro que se amplíe”, aseguró Martínez en diálogo con DiarioConurbano.com, al tiempo que sobre las posibilidades de que el texto reciba modificaciones en la cámara alta indicó que “siempre hay que apostar a que se mejore”.

Sobre el proyecto que tiene media sanción, sostuvo que “garantiza derechos al igual que en el establecimiento laboral” y que si bien por medio del mismo “las condiciones laborales se modifican” no así “la posibilidad de tener representación sindical” porque la ley “es un marco que establece un piso de derechos” observó la legisladora, aunque aclaró que muchas condiciones particulares deberán ser adecuadas según lo establecido por cada uno de los convenios colectivos de trabajo de cada actividad.

A mediados de junio la Cámara de Diputados de la Nación aprobó por amplia mayoría y giró al Senado el proyecto de ley que regula el teletrabajo, por el cual se establecen los derechos de los trabajadores y las obligaciones de los empresarios en relación con la modalidad. El mismo surgió de 20 proyectos que fueron presentados por diferentes bloques parlamentarios en la comisión de Legislación del Trabajo.

La misma regula la jornada de trabajo a distancia, ampara el derecho a la desconexión digital para, consignó la legisladora oriunda de Almirante Brown, “ejercer el derecho de no recibir tareas fuera de horario”, a la vez que impone la igualdad entre trabajadores virtuales y presenciales, dispone los requisitos de seguridad e higiene y propone la reversibilidad de la metodología en la relación empleador-empleado.

Sobre esto último, Martínez explicó que es una herramienta de flexibilidad en la relación laboral que permitiría cambios cuando “las condiciones laborales del domicilio se modifican”, como cuando por ejemplo la familia se amplía luego de un nacimiento o llega al hogar una persona que debe ser cuidada, por ejemplo.

“Se prevé que cuando las situaciones familiares hagan que sea difícil mantener el trabajo en el domicilio se puede revertir la modalidad de trabajo a distancia y pedirle al empleador la vuelta al edificio laboral, partiendo de un acuerdo previo entre el empleador con el trabajador para realizar teletrabajo”, puntualizó la legisladora integrante de la comisión Legislación del Trabajo en la Cámara de Diputados de la Nación.

Además, entre otras cuestiones, se establece la obligación de que el empleador proporcione el equipamiento -hardware y software-, las herramientas de trabajo y el soporte necesario para el desempeño de las tareas, y asuma los costos o la compensación por la utilización de herramientas propias de la persona que trabaja.

A su vez, en el texto se incorpora la perspectiva de género, ya que se establece que la jornada laboral del teletrabajo de las “personas” con niños o adultos mayores a su cuidado debe adecuarse a esa situación, dejando de lado el paradigma del cuidado a cargo de la mujer.

“Hablamos de personas que cuidan para poner en evidencia que también los varones o las disidencias también pueden cuidar, no solo la mujer”

Pese a todo esto y con el deseo de que reciba la restante media sanción para convertirse en Ley, Martínez consignó que luego la tarea será aplicarla, reglamentarla y controlar que las empresas “contraten trabajo argentino”.

“Tenemos que impregnar a los trabajadores de la región de la búsqueda de derechos porque en esta situación quedaron en evidencia muchos episodios de desigualdad, falta de derechos y la gran cantidad de trabajadores informales o no registrados que hay y por eso el gobierno debió definir soluciones transitorias para que nadie más cayera a la indigencia”, concluyó.