Lucas Folino, el concejal de Lanús aislado por Cambiemos pero pieza clave de negociaciones

HCD Lanus Folino

Con futuro de monobloque y en soledad tras apoyar a Edgardo Depetri en la campaña, Lucas Folino estuvo ausente durante la última sesión ordinaria y la oficialización de su separación de Cambiemos se dilató. Pieza de negociación para lo que se viene, desde el grindettismo afirman que al radical “se lo aisló para protegerlo” mientras que podría ser un aliado de peso para la oposición en lo que resta del período.

Tras el secreto a voces de que el concejal lanusense Lucas Folino dejará de ser parte de la bancada oficialista, se esperaba que en la sesión de este jueves se concretara el anuncio del monobloque que lo tendrá aislado pero el radical no asistió y su escisión continúa flotando en el aire.

Según fuentes consultadas por DiarioConurbano.com, la decisión de separar a Folino de las filas de Cambiemos tras el apoyo explícito de su padre, Carlos, y el dirigente José Volpe a Edgardo Depetri en plena campaña post PASO está basada en “cuidar” la figura del joven edil.

Es que, además del vínculo fraternal, el concejal participó de actos en respaldo a Depetri pocos días antes de las elecciones y pertenece al sector del radicalismo que acompañó la decisión de cruzarse de vereda aclarando que “no nos fuimos, nos echaron” y que se trenzó con la otra facción del centenario partido que se encargó de aclarar que la decisión de los díscolos “no reflejan la opinión ni el sentir de los hombres y mujeres del radicalismo de Lanús”.

En este contexto y con una explícita desconfianza hacia Folino, desde el grindettismo aseguran que el hecho de que no esté más en el bloque responde a “cerrar filas” y “una necesidad de poder planear estrategias dentro del espacio con toda la gente propia”.

“Imaginate además que si se filtra algo de información al primero al que se lo va a apuntar es a él. Buscamos de esta forma también resguardarlo para que nadie lo señale”, explicaron las fuentes consultadas.

Asimismo, la salida del oficialismo no se dará en forma de expulsión, sino que los once concejales del bloque pasarán a conformar otro nuevo denominado “Juntos por el Cambio”, al que se le sumarán los legisladores elector, y Folino quedará solo en la isla que será Cambiemos.

De esa forma el golpe en la interna se suavizaría y no quedaría como un “castigo” desde arriba, sino como una búsqueda de transparencia hacia adentro a la vez que asentaría un claro mensaje de respaldo hacia los que se quedaron “haciendo el aguante” y de advertencia para “cualquiera que se quiera dar vuelta”.

La incertidumbre que surge de ahora y hasta que finalice el período, donde Folino le pondrá un punto a su mandato, es el rol que éste cumplirá. Para tener en cuenta, durante noviembre se tratarán las ordenanzas Fiscal e Impositiva y el presupuesto 2020 y a Cambiemos ya no le dan los números para forzar el desempate con voto doble de la presidencia del Cuerpo.

Si bien desde el entorno del radical aseguraron que continuará legislando en coincidencia con el espacio por el que fue electo, son también sabidas las reuniones post comicios que mantuvo con el derrotado candidato a intendente.

Lo que sí se sabe es que el monobloque se oficializará en la próxima sesión de Concejo Deliberante a la que el radical se presente, mientras tanto el grindettismo carece de la mayoría propia en el recinto y ya empieza a negociar, incluso los espacios para el nuevo período. Es que con 6 escaños asegurados tras las elecciones, cinco para la oposición y la banca número 12 en disputa, el escrutinio definitivo será clave en el reparto del poder.