Lomas: Fuerte tensión en bloque de consejeros escolares del FPV

Una renuncia a una comisión interna clave, pases de facturas por posicionamientos frente al Gobierno provincial, resistencias al retorno de un consejero que responde al intendente Carasatorre y la imposibilidad de colaborar a solucionar un conflicto gremial interno viene generando una clima de tensión en el bloque kirchnerista del Consejo Escolar lomense. La situación amenaza con profundizarse en consonancia con la interna política que se avecina.

Por Alejandro Córdoba

A medida que se esbozan las diferencias internas dentro del kirchnerismo, las diferencias que muestra el bloque de concejales del Frente para la Victoria de Lomas se trasladan al Consejo Escolar del distrito, donde el kirchnerismo es amplia mayoría. En este espacio se mezclan las cuestiones de la política local con los posiciones frente al Gobierno bonaerense, encargado de la administración educativa.

Conflictos con los trabajadores nucleados en ATE, una renuncia a una comisión clave dentro del Consejo Escolar, la pelea por espacios que está dejando afuera a un consejero electo, y discusiones fuertes que empiezan a marcar diferencias dentro del bloque de consejeros del FPV.

La falta de recategorización y cobro de algunos de  los trabajadores del Consejo Escolar nucleados en ATE-Sur viene siendo un problema que las autoridades de ese cuerpo, si bien no pueden solucionar directamente, no pueden afrontar. Esta semana habrá tres días de retención de tareas que afectará seriamente cuestiones administrativas básicas del Consejo.

Si bien ATE Sur suele tener posiciones intrasigentes, los autoridades del Consejo Escolar no han logrado articular acciones para acompañar los reclamos centrales de los trabajadores al Gobierno provincial y así destrabar parte del conflicto. “Es que para eso se tienen que poner de acuerdo los consejero y últimamente eso no sencillo”, confiaron fuentes de ese cuerpo a DiarioConurbano.com.

En la última sesión del Consejo, en medio de un clima tenso, la consejera Marisol Tubio (FPV-Evita) presentó la renuncia indeclinable a la comisión interna de Infraestructura, un área clave que se encarga de solucionar los problemas de arreglos edilicios de pequeña y mediana magnitud en todas las escuelas de Lomas de Zamora.

Si bien no se conocieron aún los detalles de la decisión de Tubio, las fuentes consultadas señalan que la consejera se sintió “desautorizada” por la presidenta del Consejo, María de los Ángeles Kosinovic.

En esta línea, trascendió que Kosinovic, quien responde al jefe de Gabinete lomense, Guillermo Viñuales, se habría comprometido a solucionar situaciones edilicias gestionadas por Tubio y sobre las cuales ésta se habría comprometido con autoridades escolares y centros de estudiantes. Lo cierto es que, de acuerdo a esta versión, las soluciones no se efectivizaban y la cara visible del reclamo era Tubio. Esto desembocó en la renuncia de la consejera.

A esto se suma la presión por retornar al Consejo Escolar de Osvaldo Deglaude, quien se encuentra de licencia. Su lugar es ocupado por Yanina Moreno, que responde directamente a Insaurralde y a Viñuales.  Actualmente, Deglaude es Director de Relaciones Institucionales del Municipio de Lomas.

Fuentes consultadas indicaron que la intención de Deglaude de volver a su cargo se vería entorpecida por una resistencia de un grupo de consejeros escolares quienes argumentan razones administrativas para impedir la movida. La cuestión no es menor: en el marco de una interna que se avecina en el FPV a nivel local entre Viñuales y el intendente Santiago Carasatorre, éste último necesita tener un hombre de extrema confianza en el Consejo Escolar y ese sería Deglaude.

La cuestión no parece que vaya a zanjarse fácilmente. Deglaude, conocer de las internas del peronismo, no forzaría su desembarco si esto genera una tensión aún mayor en el oficialismo del Consejo Escolar. No obstante, seguramente el sector de Carasatorre buscará alguna otra alternativa para tener un peso hoy inexistente dentro del Consejo.

La desprolija implementación del Fondo Escuela, iniciativa del Gobierno provincial para que los directores de escuelas manejen una especie de caja chica para arreglos menores, fue otro foco de tensión dentro del Consejo lomense. Kosinovic salió a cuestionar públicamente la medida, que además implicó un recorte a los fondos destinados por el Gobierno bonaerense a los Consejos Escolares.   

En privado, otros consejeros también fueron duros con el Gobierno provincial. Todas las miradas se dirigieron a la consejera Viviana Guido, histórica dirigente del SUTEBA Lomas, uno de los impulsores del Fondo Escuela.

Trascendió que Guido no cuestionó el Fondo Escuela pero sí su implementación cuanto menos desprolija por parte del gobernador Daniel Scioli. La reconocida dirigente no se habría sentido para nada cómoda con los cuestionamientos de otros consejeros, abriéndose así otro frente de discusión dentro del bloque oficialista.

Mientras se aceleran los tiempos electorales, en el bloque de consejeros escolares del Frente para la Victoria se van conformando dos sectores que actúan articuladamente. Por un lado, aquél con conforman Branky Kosinovic, Elena Gauna, Yanina Moreno, Diego González; y por el otro, Marisol Tubio, Duilio Quiroga, y Viviana Guido. Con mucha experiencia en este terreno, Mary Villalba busca una posición intermedia y, de acuerdo al tema, actúa con uno o con el otro de los grupos oficialistas.

Los dos meses y medio que restan de ciclo lectivo seguramente irán definiendo cuestiones centrales dentro del Consejo Escolar de Lomas de Zamora, que se perfila como otro de los lugares de batalla interna que tendrá con vistas a 2015 el Frente para la Victoria en Lomas de  Zamora.