Lomas: El Nuevo MAS presentó lista única y busca lograr el piso en las PASO

El Nuevo MAS impulsado y encabezado a nivel nacional por Manuela Castañeira llega al cierre de listas con mucha fe y confianza de que la izquierda “este año tiene un lugar”. La precandidata a concejal en Lomas de Zamora María Paz Álvarez se refirió a la posibilidad que tienen en las elecciones y por qué no acordaron presentarse con el FIT-U.

El Nuevo MAS debe lograr, como todas las fuerzas en estas PASO, el piso de votos necesarios para llegar a las elecciones de noviembre próximo.

Mientras que el resto de los frentes siguen peleando los lugares en la lista, el MAS ya definió quienes encabezarán en la lista nacional, provincial y quienes representarán al movimiento en zona sur. En Avellaneda, el precandidato es Martin González Bayón; Lanús presentará a Adrián Borenstein y en el caso de Lomas será Paz Álvarez.

“Trabajamos mucho en el cierre de listas, tratando de que estén representadas las distintas luchas que se vienen dando. Tratamos de llenar nuestra lista de luchadores, de referentes del movimiento feminista, LGBTIQ+, referentes de trabajadores, de la juventud, de las luchas estudiantiles”, expresó Álvarez en diálogo con DiarioConurbano.com e indicó que la idea es “poder representar a todos esos sectores”.

Si hay algo que destacó la representante del MAS en Lomas es la posibilidad de tener un lugar en las elecciones y señaló: “Este año en particular vemos que hay lugar para la izquierda. Mucha gente votó a Alberto Fernández para sacar a Mauricio Macri con cierto rechazo, pero hay un montón de problemas que persisten y cosas de las que el gobierno no está hablando y la oposición tampoco. Creemos que, en ese sentido, tenemos un lugar”.

Sobre la polarización, sostuvo que es “uno de los principales problemas -más en las últimas elecciones- que tienen todos los partidos más chicos porque todo se reduce a que son solo dos opciones”. En ese sentido, la referente de izquierda remarcó: “El gobierno de Macri fracasó, no pudo terminar de hacer todo el ajuste económico que hubiera querido y terminó mal con casi todos los sectores, por eso fue derrotado en 2019”.

“Justamente hoy por hoy todo el descontento que hay con el gobierno del FdT no lo pueden capitalizar desde JxC porque no tienen ninguna figura que pueda construir algún tipo de alternativa que no sea lo que ya conocemos”, expresó Álvarez y resaltó que “en estas elecciones se abre una nueva oportunidad de romper con esa polarización”.

¿De qué manera? Desde el MAS, consideran que el gobierno y la oposición se “enroscan” en debates que “son muy lejanos a la población”. Álvarez planteó que los debates y campañas que se ven en los medios tratan de ciertos temas y que “en la calle, la gente tiene otras preocupaciones”. Su idea es trabajar a partir de esas preocupaciones y aseguró: “Son cosas concretas: los salarios, la situación de los trabajadores, los femicidios. Nosotros hablamos de eso, queremos hablar de eso y proponemos cosas sobre eso”.

 

Diferencias entre el MAS y el FIT-U

El FIT-U hasta ahora quiere presentar una lista única a través de la unión de los diferentes espacios, pero aún no termina de acordar con el MST. Dentro de esas fuerzas no está incluido el Nuevo MAS y Álvarez aseveró que “no tiene que ver particularmente con una cuestión de representación, sino con una cuestión de acuerdo político”.

La razón de no llegar a un acuerdo está relacionada con que el FIT-U quiere tener representación, “primero discutir cargos y después políticas”. En ese sentido, el MAS considera que esa es una “visión muy electoral e institucionalista” y ellos, en cambio, consideran que “la izquierda tiene que cumplir un rol importante a nivel social”.

Álvarez distinguió: “Las fuerzas dentro del FIT están muy adaptadas a las instituciones y nosotros creemos que la izquierda tiene que tener el rol preponderante en la calle y desde ahí ir a las instituciones” y apuntó “unirse solamente para conseguir un legislador es parte de esa adaptación, de priorizar como objetivo tener más diputados adentro que tener más movimientos peleando por una causa”.

Por Agustina Sturla