Lanús: Suteba y referentes del FdT aclararon que “el debate es morir o no morir, en vez de presencialidad o virtualidad”

Bajo la premisa, “Educación en disputa: la presencia de lo público y lo estatal”, se llevó a cabo un conversatorio virtual en el que participaron diferentes referentes de la política y la educación en Lanús y en el cual se abordó “el debate sobre la educación virtual – educación presencial”. También, criticaron el rol que jugó Juntos por el Cambio en la pandemia  de coronavirus para instalar esa discusión y se aclaró que “el debate es morir o no morir”.

Del encuentro, participó el presidente del Instituto IDEAL Lanús, Julián Álvarez; moderó al secretaria general de Suteba Lanús, Liliana Rossi; la Subsecretaria de Educación bonaerense, Claudia Bracchi; la senadora provincial por el Frente de Todos, María Reigada; y la secretaria adjunta del Suteba Lanús, Silvia Almazan. 

Al inicio, Álvarez realizó una autocrítica sobre el Frente de Todos, que suele “entrar en las tesis” de Juntos por el Cambio “formulando antítesis que no son correctas”. Por el contrario, señaló que el debate es “morir o no morir” en vez de “presencialidad o virtualidad”, en relación a la polémica por las clases presenciales entre los Gobiernos porteño y nacional. 

Durante la charla virtual organizada por el Ateneo Néstor Kirchner en Lanús, Álvarez criticó la gestión del intendente opositor Néstor Grindetti y aseguró que en el distrito “los hospitales y los colegios se destruyeron en los años de Mauricio Macri” y que el jefe comunal “no hizo nada en relación a la pandemia”. Por el contrario, destacó las ayudas recibidas por parte de Nación y Provincia, como la entrega de netbooks en el partido mediante el plan Conectar Igualdad. 

En esa línea de crítica, Bracchi consideró que “la disputa es porque hablamos de distintos proyectos de país y ahí está imbricado el proyecto educativo”, dirigido a la insistencia de Juntos por el Cambio en concretar la presencialidad en las aulas a pesar del DNU presidencial que decretó la virtualidad en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). 

“Lo que se discute es el lugar del Estado y nosotros entendemos que nadie se salva solo, por eso se construyen nuevas respuestas”, explicó Bracchi sobre las diferencias entre los partidos políticos y la adaptación a la virtualidad del sistema educativo. Más allá de no habilitar la presencialidad, sostuvo que “para este gobierno la educación es una prioridad y eso se ve en las acciones”.

En tanto, la senadora provincial por el Frente de Todos, María Reigada, opinó que “cuando se reduce el presupuesto a la educación no se está garantizando un derecho social”, referido al ajuste del dinero destinado al sector educativo en la Ciudad de Buenos Aires. 

“Hoy se presentan como quienes defienden la educación y lo que se está haciendo es una irresponsabilidad frente a algo mucho mayor como es la salud”, criticó la legisladora, dirigiéndose a Juntos por el Cambio. 

Reigada planteó la necesidad de “exigir una discusión más sincera en los partidos opositores” porque el Gobierno de Alberto Fernández “sigue velando por la educación” y creer que es no es así es estar “sesgando muchísimo la realidad”. 

En esa línea, la secretaria adjunta del SUTEBA, Silvia Almazan, indicó que los partidos de derecha “intentan deslegitimar la autoridad estatal y desautorizar las concepciones de los gobiernos nacionales y populares” al plantear la “dicotomía” entre salud y educación y que la finalidad es “invisibilizar que la la intervención política del estado garantiza la vida”.

Para saldar las “discusiones pendientes” en torno a la educación, Almazan destacó la necesidad de una nueva ley de presupuesto educativo para lograr “mayor inversión nacional” en el sector. También remarcó la importancia de la recientemente sancionada Ley de Educación Ambiental “para pensar qué mundo le dejamos a los más jóvenes” y entender que “el hambre y la pobreza no son naturales” en quienes defienden un “proyecto político nacional  y popular”. 

Por último, el Doctor en Educación Pablo Pineau llamó a prestar atención a aquellas cosas “que nos enseñó la pandemia”, como que la respuesta del sistema educativo fue “impresionante contra todo diagnóstico” ante la sorpresiva llegada de los contagios. 

Pineau también destacó que desde marzo 2020, la educación “cumplió una de sus funciones centrales, que es ser una red de contención de la desigualdad” y consideró que “la enseñanza es algo bastante más complejo que un problema tecnológico”.