Lanús: Sin la presencia del Frente de Todos, el oficialismo aprobó el nuevo Código de Planeamiento Urbano

El Concejo Deliberante de Lanús llevó a cabo una nueva sesión extraordinaria que se realizó sin presencia de los bloques del Frente de Todos. Con los 13 escaños que le dan la mayoría al oficialismo, Juntos por el Cambio logró aprobar el nuevo Código de Planeamiento Urbano que envió el Ejecutivo y que se debatió en la Comisión de Obras, pero que no contó con dictamen ya que no se llegó a un consenso con la oposición.

Minutos antes de que comenzara la sesión, un grupo de vecinos se concentró frente al HCD para exigir que no se apruebe la ordenanza. Tras una reunión con concejales del oficialismo, se aprobaron una serie de modificaciones al proyecto. Por un lado, se bajó la densidad en la zona “S2R4 de 1400 a 100 habitantes por hectárea” y por otro lado se agregó el siguiente artículo: “A los fines de adoptar los máximos indicadores urbanísticos FOS, FOT, densidad y alturas permitidas, se exigirá para toda nueva zonificación la factibilidad de los correspondientes servicios: agua corrientes, red cloacal, luz y gas, por lo que no se admitirán proyectos de vivienda multifamiliar en altura hasta tanto las redes de servicios público se encuentren habilitadas y en funcionamiento”.

Desde el oficialismo, negaron las críticas de la oposición de que no se convocó a vecinos y a organizaciones a debatir el proyecto y cuestionaron la ausencia de los bloques para dar el debate en el recinto.

“Hemos tenido reuniones con vecinos, con concejales y estuvimos esperando estas 72 horas para ver qué modificaciones planteaban desde la oposición para este expediente. Al no tener respuestas, hemos decidido los 13 concejales que estamos sentados acá hacer una serie de modificaciones que viene que ver con aquellos pedidos que nos hicieron los vecinos. Se ha trabajo arduamente”, replicó el concejal del oficialismo, Omar López.

Asimismo, planteó que con el anterior código “se permitían construcciones indebidas y había una visión sesgada de la ciudad” y retrucó que “ahora se ha planificado un proyecto de ciudad y que tiene que ver con un escalonamiento que va del centro a la periferia respetando la idiosincrasia de cada barrio”.

En esa línea, recordó que el código modificado en 2011 durante la gestión de Darío Díaz Pérez “se podía construir pisos de 39 metros y se tenía solo un 30% de cloacas, se habilitó hasta 9 pisos, pero uno veía que había hasta 12 pisos”. Y subrayó que “este código tiene que ver con la transparencia porque lo que no está escrito, no se puede hacer y lo que está escrito, está bien especificado”.

“Hoy tenemos el 50% de la red cloacal instalada y dentro de pocos meses, el año que viene estemos por encima del 70%, eso también tiene que ver con un diseño urbanístico que se está haciendo con convenios que se firman con Nación y Provincia, porque cuando el vecino está en el medio no hay banderías políticas”, sentenció.

En esa línea, el concejal radical Emiliano Bursese cuestionó que “la actitud que ha tenido el Frente de Todos hoy abona seguir en el camino de la insensatez y la irresponsabilidad” y aclaró que “sola una zona de 15 zonas amplía la densidad y fue de la que se tomó la oposición para decirle a los vecinos que se iba aumentar la densidad en todo el distrito”. “Me gustaría saber de dónde sacaron esa idea de un boom democrático”, disparó.

“A mí también me genera contradicción en la urgencia del tratamiento, pero extender la discusión es para Lanús dejar abierta la posibilidad a la especulación inmobiliaria”, aseveró ante uno de los cuestionamientos del Frente de Todos.

Mientras la oposición exponía, el concejal del Frente de Todos – Lanús para Lanús se sentó en su banca y tomó la palabra para exponer la decisión de su espacio de no estar presente en el recinto: “Quiero dejar en claro que perdimos la oportunidad como Concejo de trabajar una temática que sin dudas es para mejorarle la vida a los vecinos”.

“Eso sucede porque los pedidos que hicimos no se pudo llegar a un acuerdo con el bloque del oficialismo y no se contó con el tiempo necesario y ni con la cantidad de actores intervinientes para ganar profundidad en un expediente que tiene que resolver problemas históricos del distrito”, remarcó el edil.

Además, reiteró: “Nuestro funcionamiento es sensato, no votar esta ordenanza. No entendemos la urgencia en torno a lo que no estamos de acuerdo. Propusimos en poder avanzar en los artículos que estábamos de acuerdo”.

“Nuestra apuesta sigue siendo trabajar en un mejor proyecto, pero no estar acá no es esquivar el debate sino es seguir dándolo”, concluyó.