Lanús: Organizaciones sociales, políticas y gremiales exigen 100 mil platos de comida por el aumento del hambre 

Organizaciones sociales, policías, gremiales y vecinos autoconvocados pusieron en marcha el Movimiento Lanús Libre de Hambre para atender la emergencia alimentaria que vive el distrito por las políticas de ajuste que llevó adelante Cambiemos en cuatro años y que profundizó la pobreza en los barrios lanusenses. 

El encuentro que nucleó a un centenar de dirigentes barriales y vecinos de Lanús se realizó en la casa de los trabajadores de la CTA Autónoma. Durante el encuentro, se debatió sobre la necesidad de llevar adelante una lucha organizada, solidaria e integral para pelear contra el hambre junto a los dirigentes políticos, concejales, legisladores y convocar a una reunión al intendente Néstor Grindetti para que atienda esta demanda. 

El conductor de Unidad Popular, Víctor De Gennaro, al inicio del debate, planteó que en el distrito “hay que triplicar la entrega de comida en el primer trimestre para que cada persona que necesita pueda tener un plato de comida por día” y detalló que a partir del relevamiento que realizaron diversas organización, en el distrito “habría que garantizar 100 mil comidas lo más pronto posible y que los comedores y merenderos esten abiertos los fines de semana y feriados”. 

Según el informe presentado, de 510 mil habitantes que hay en el distrito, el 41% está debajo de la línea de la pobreza mientras que dentro de la franja de los jóvenes y niños, el porcentaje llega al 59%. En tanto, 10% de la población lanusense se encuentra en la indigencia y entre los más jóvenes, ese número asciende al 17%.
A partir de estos datos, como primera medida “se debe realizar un shock de comida” ya que hay más de 100 mil lanusenses que no están comiendo. Además, apuntaron a la importancia de abrir más comedores y merenderos y que se contraten 500 mil auxilares nuevos. 

El plan de este movimiento que se encuentra en plena reorganización consta de cuatro partes: “Dar de comer, comer mejor, comercializar y producir los alimentos y comer en casa”. Es decir, que en la primera etapa, de manera urgente, de deben asistir a aquellos que no comen a diario porque “la situación es catastrófica”; mientras se avanza a la segunda etapa de que en los comedores y merenderos haya una dieta balanceada y nutritiva; mientras que en el tercer tramo cada uno produzca y comercialice los alimentos y así llegar a que cada vecino y familia pueda comer en su hogar. 

“Tenemos que hacer un shock de alimentos en en Lanús. Hay que tomar conciencia que hay que darle de comer a 100 mil lanusenses una vez por día”, aseveró De Gennaro.

Otro eje de debate fue el reclamo para que las escuelas estén abiertas en verano para que los chicos puedan ir a los comedores. Al respecto, la secretaria general de Suteba Lanús, Liliana Rossi, recordó que “antes en las reuniones de UGDE se plantea eso, pero ahora el Municipio no convoca a las reuniones y se perdió ese espacio de discusión y reclamo”. 

También, se apuntó a que el Servicio Alimentario Escolar regrese a la órbita del Consejo Escolar a partir de las denuncias que realizaron los gremios por el mal servicio que presta el Municipio y se discutió sobre la mala alimentación que reciben los estudiantes. 

Otro eje de discusión fue avanzar en una reunión con el intendente lanusense para que atienda estas demandas y de una solución. 

“No nos tiene que temblar el pulso para discutir con el Ejecutivo. No podemos hacer algo paralelo para saldar el hambre en algunos lugares y en otros no, tenemos que reunirnos con el jefe comunal, con los concejales y que se sientan interpelados”, arremetió el secretario de la CTA Autónoma, Walter Pintos. 

Y para finalizar, De Gennaro sentenció: “El hambre es de vida o muerte, el hambre disciplina. Tenemos en Lanús 230 mil pobres y solo hay una oferta de 35 mil comidas por día ¿Cómo no va haber hambre?”.