Lanús: Desde el Programa Envión denuncian precarización laboral y vulneración de derechos

Trabajadores del Programa Envión de Remedios de Escalada denuncian que sufren  condiciones de «precariedad laboral y la imposibilidad de garantizar los derechos de los jóvenes que acceden al programa».

“Hay un Estado que vulnera los derechos de ellos. Estuvimos un mes sin luz y durante todo el invierno sin calefacción. No alcanzan las meriendas para los chicos y no nos dan una respuesta sabiendo perfectamente lo que pasa”, manifestó Tatiana,  integrante del equipo técnico en diálogo con DiarioConurbano.com.

El programa está destinado a chicos entre 12 y 21 años que se encuentran en situación de vulnerabilidad social, y el equipo de Remedios de Escalada afirma que a pesar de haber informado a las autoridades municipales la situación, no pueden desarrollar la tarea de manera adecuada.

Además de la falta de materiales, de recursos humanos, las condiciones edilicias no están garantizadas y los trabajadores llegaron a tener un retraso de tres meses en el pago del sueldo. Los trabajadores y los vecinos buscan visibilizar la situación.

Tatiana explicó que en el municipio “están al tanto de la situación” y que “no dan soluciones de ningún tipo”.

“Vemos que es parte del ajuste en las políticas en niñez dentro del Municipio, y Envión es el más afectado en el distrito. Aunque intentamos sostener el espacio los chicos no ven garantizados sus derechos”, criticó la integrante del equipo.

Según lo explicado, el equipo técnico no cuenta con una fecha de cobro, el sueldo está por debajo de la canasta básica y en muchas ocasiones dispusieron parte de su sueldo para reparar ventanas o las puertas del espacio. En Remedios de Escalada son 70 familias las que participan del programa que funciona en Pasaje Peatonal y 20 de septiembre.

Una de las imágenes del abandono de las obras

Desde el equipo reclaman para que se adecuen los suministros de luz y de agua, se repare el techo que tiene pérdidas, se envíen talleristas para la realización de las actividades y abastezcan las meriendas necesarias. 

“Creemos que los derechos de los jóvenes se garantizan con una política de niñez y mientras los espacios dentro de los barrios se sostengan. Lo más básico es tener un espacio con luz, recibir a los adolescentes, darles contención para fortalecerlos”, explicó Tatiana. 

A su vez, el 27 de junio las fuerzas de seguridad realizaron un allanamiento por equivocación y rompieron las puertas de la sede. “Ahora tenemos las puertas rotas y no las arreglaron. No podemos garantizar la seguridad del lugar”, apuntó Tatiana.