La crítica de Juntos por el Cambio: “Están abiertos los casinos, pero no abren las escuelas”

El consejero escolar de Juntos por el Cambio en Lomas de Zamora, Nicolás Bari, ratificó su reclamo para que las clases vuelvan de forma presencial a partir de marzo al advertir que en el distrito “más de la mitad de los chicos no tienen computadora propia para garantizar la continuidad pedagógica”.

“Nosotros desde septiembre del 2020 venimos pidiendo la vuelta a clase de forma presencial. A fin del año pasado en conjunto a un montón de padre, presentamos protocolos al Municipio y solo logramos que las actividades de revinculación sean presenciales para sexto año. Ahora necesitamos la vuelta para toda la matrícula educativa”, aseveró el dirigente de la oposición en Lomas en diálogo con DiarioConurbano.com.

Advirtió, ene se punto, que “se habla de un millón y medio de chicos que van a quedar fuera de los ámbitos educativos, la provincia de Buenos Aires dijo que hubo 300 mil chicos sin ningún tipo de contacto y organizaciones no gubernamentales relevaron que muchos chicos han tenido contacto de forma remota solo una vez por semana” y expuso que “hubo una brecha educativa entre aquellos que iban a escuela privada y que tenían la infraestructura en términos digitales para realizar una continuidad de manera adecuada, y aquellos que se encuentran en vulnerabilidad social y no tienen internet”.

“Más de la mitad de los chicos no tienen computadora propia en Lomas para garantizar la continuidad pedagógica y no se habilitó el uso de los gabinetes de computación, por eso, es importante que se retome las clases de forma presencial”, arremetió.

Y disparó: “Sabemos que están abiertos los casinos, bares y no están abiertas las escuelas y es un orden de prioridad que no puede ser el establecido si queremos una provincia mejor”.

Bari advirtió sobre las próximas determinaciones que tome el Gobierno. “Espero que las decisiones que tengan que tomar los funcionarios no se abajo ningún tipo de presión porque hemos visto que existen ciertos condicionamientos por algunos grupos que abogan cierta representatividad a nivel docente y gremial y eso genera distorsión”, planteó.

Respecto a la parte edilicia que es uno de los puntos centrales a la hora de discutir la presencialidad, Bari remarcó que “históricamente la Provincia tiene un déficit en términos de infraestructura”, pero replicó: “Estamos en una situación de pandemia desde el 20 de marzo, es decir que hubo tiempo para acondicionar los edificios”.