La CGT regional de Lomas convocó a “Hablemos sobre micromachismos”

La mesa de Mujeres Sindicalistas de la regional de Lomas de Zamora llevó a cabo una charla para hablar de los micromachismos cotidianos que pasan desapercibidos tanto por hombres y mujeres por la sociedad patriarcal que los envuelve. Durante el encuentro se ratificó que “la igualdad de género es justicia social” y debatieron junto a compañeros del mismo ámbito sindical y político, como ellos mismo tiene actitudes machistas y no saben darse cuenta.

La jornada fue precidida por la secretaria general Verónica Dell Anna, la concejal de Almirante Brown María Rosa Martínez, la representante del Mujeres en Acción Política por la Igualdad (MAPI), Viviana Arcidíacono; la referente del Frente de Mujeres La Cámpora Lomas, Lidia Amarilla; y la referente del Frente de Mujeres de Nuevo Encuentro, Belén Nogueira.

“Fue una charla interesante porque vinieron compañeros de la Regional Lomas, de distintas organizaciones a escuchar a las compañeras que expusieron y contaron los micromachismos que realizan los y las compañeros y compañeras. Fue una jornada para debatir y aprender entre los compañeros”, valoró la dirigente en diálogo con DiarioConurbnao.com y adelantó que se van a realizar una serie de charlas en el mismo sentido.

Destacó, además, que “sirvió para la construcción de cada uno y para hablar de la realidad que atraviesa a tanto hombre como mujeres” y remarcó que “para las mujeres se vuelve más difícil la participación a nivel político como gremial”.

“Es importante la formación porque nos formamos para poder prepararnos, estar más adecuados en el trato entre los pares, tener un trato igual porque sin igualdad de género, no hay justicia social”, aseveró Dell Anna.

Por su parte, Martínez indicó que “es un desafío interesante porque una se acostumbra a dialogar este tema entre mujeres pero que haya una participación de los varones, le pone una cuota interesante” y enfatizó que ”toda la pelea del feminismo tiene que ver con cambiar una injusticia por justicia, por eso, se cree que la igualdad entre los género es justicia social”.

Señaló que durante la jornada se pudo ver que “hay resistencia, dificultad para comprender que la lucha feminista no tiene que ver con ganarle a los varones sino con que haya respeto e igualdad entre hombres y mujeres” y analizó que “hay una dificultad para reconocer los micromachismos, para ver que tienen que ver con construcciones culturales que muestran superioridad del hombre por sobre la mujer”.

Durante la charla, las expositoras expusieron situaciones cotidianas como a quién le entrega el camarero la cuenta a pagar de una cena (siempre al hombre); o los piropos que son casos de abusos callejeros y después el rol de la familia y la mujer.

En ese sentido, Arciácono enfatizó que “es importantísimo que ese tipo de actividades tengan un lugar en donde los hombres son protagonistas y fue algo interesante y muy movilizante” al destacar que el tema de micromachismo “se haya expuesto con ejemplo que se pueden reconocer por los mismos varones y eso generó cierta urticaria que sirve para reflexionar” y remarcó que “esos micromachismos se invisibilizan por considerarlas habituales”.

El principal debate estuvo entorno a “los piropos”: “Generó un deabte interesante acerca de que si estaba bien o no, si se podía o no y eso permitió recapacitar sobre una práctica que muchos hombres toman como habitual y eso nos permite comenzar a hacer un cambio cultural necesario para la igualdad”.

“Estamos disputando poder, es cierto, pero un poder como una construcción distinta de la conceptualización que tiene el varón del poder porque nosotras buscamos la igualdad entre todos”, concluyó la dirigente de MAPI.