La CGT regional de Lomas confía en que “la unidad del movimiento obrero arrastre a la unidad del PJ”

Tras un 2018 con cierre de fábricas, despidos y tensión dentro de la cúpula gremialista nacional, la CGT regional Azul y Blanca de Lomas de Zamora apuntó que este año fue negativo para los derechos de los trabajadores por las políticas de ajuste de Cambiemos pero destacó “la unidad de las bases” de los trabajadores. A su vez, apuntaron contra la división que existe en la regional con la “CGT oficial”  al advertir que “hay dirigencias que no saben interpretar las necesidades de los compañeros”.

“Por muchos años nos hemos mantenido juntos a pesar de todas las vicisitudes políticas y gremiales y en este fin de año celebramos nuestra unidad, por lo menos, y que trabajamos para una unidad mayor”, reflexionó el secretario general Carlos Costello en diálogo con DiarioConurbano.com y apostó por que “todos los peronistas o los que tengan afinidad peronistas deben buscar el camino de la unidad” hacia el 2019.

Apuntó que el armado del movimiento obrero y la unidad del mismo “tiene un papel fundamental” para la unidad del peronismo en un gran frente opositor que derrote a Cambiemos en las urnas: “Nosotros somos la columna vertebral del movimiento popular si se quiere hacer un movimiento patriótico como hay que hacerlo para el próximo año y vamos a ser protagonistas”.

Advirtió, en tanto, que “antes de eso tiene que haber unidad del movimiento obrero”, a lo cual, confió en que “eso va arrastrar la unidad del PJ y de los compañeros alisados que caminan políticamente” y apuntó a lograr “la unidad para ganar y después gobernar, para recuperar los derechos y avanzar en mayores conquistas”.

Bajo la misma línea, su par Jorge Torres coincidió en la necesidad, por lo cual, destacó la conformación del Frente Sindical, aunque, sostuvo que “a nivel nacional no fue positivo lo que sucedió como trabajadores organizados” ya que advirtió que “algunos dirigentes deben bajar los egos, mirar el futuro y entender que el enemigo no está dentro del movimiento obrero, sino que el enemigo es el modelo económico de este Gobierno”.

En el plano local, a pesar de que no hay una estadística de la cantidad de negocios y pymes que cerraron sus puertas, subrayó que “caminas por los centros comerciales y se pueden ver una infinidad de negocios cerrados” y aclaró que “se sabe que hay una cantidad importante de despidos pero que no se saben porque hay empresas que ofrecen retiros voluntarios”.

A pesar de los gestos y mensajes de unidad que ha dado la CGT disidente, lo cierto es que la unidad regional no se ha concretado con “la CGT oficial” durante este año. Al respecto, el secretario general Claudio Olivera apuntó que la desunión es “por un tema de egos” aunque aclaró que “la unidad está en la base de los trabajadores, están unidos por las penurias, por el desempleo que los atraviesa, por la defensa de la educación pública”.

No obstante, arremetió: “Hay dirigencias que no saben interpretar ni coincidir con la necesidad del pueblo, por eso, mientras no sepan encarar esas necesidades, es difícil la unidad pero no por difícil, tenemos que dejar de intentarlo”.

Por eso, tras un año de gestos, reuniones, y llamados de unidad, de cara al 2019 Olivera confió en que se concretará “una representación nacional y popular que enfrente a este Gobierno para satisfacer la dignidad de cada uno de los trabajadores”.