El jefe de Gabinete y responsable de Seguridad de Lanús, Diego Kravetz, afirmó que con el proyecto del Ejecutivo elevado al Concejo Deliberante en el que se pide la autorización para utilizar pistolas Taser en el distrito se busca “tener una herramienta no letal para combatir el delito”.

La propuesta establece, según explicó, “el uso de este armamento no letal en los lugares más concurridos del distrito” como la estación de Lanús, las Lanusitas, Escaladitas o el polo gastronómico de Lanús Este.

“Son todos lugares que cuentan con gran concentración de gente y donde si hay un hecho relacionado con un atacante violento que esté con un arma blanca se pueda usar un arma no letal para contrarestar esa fuerza”, explicó a DiarioConurbano.com.

Si bien serán en un principio solo 30 para los efectivos dispuestos en estas zonas puntuales, quienes informó tendrán un estricto protocolo para la utilización de las Taser, Kravetz también confesó que “si la propuesta fluye, sirve a todos y sale todo bien, se comprarán más”.

“La idea es siempre brindar las mayores posibilidades de equipamiento para las fuerzas de seguridad que combaten el delito. Nos interesa de la misma forma que cuando hace dos años se le entregó a las oficiales de policía gas pimienta, la utilización de armas no letales para preservar la vida del delincuente y de terceros”, admitió.

Sobre estas armas de origen extranjero, Kravetz indicó que desde el Ejecutivo se encuentran “dispuestos a comprarlas y así como se proveyó de chalecos, handys, móviles, sedes, escuelas y prácticamente todo a la policía local”, aunque esto será luego de la aprobación del proyecto y un proceso de licitación.

Los fondos, según indicó el responsable de Seguridad lanusense, saldría de las partidas asignadas del propio presupuesto municipal y del Fondo de Seguridad entregado por Nación al Gobierno bonaerense que serían de uso discrecional dentro del área siempre y cuando estén afectados a “gastos que no sean corrientes”.

Consultado por posibles condicionamientos legales para su uso, Kravetz aseguró que la utilización de las Taser “no estaría chocando con ninguna normativa” y aunque consideró que “es posible que el ministro tenga que hacer una autorización especial”, sostuvo que “no habría ningún problema con esto porque el ministro manifestó estar de acuerdo con el tema”.

“Planteamos desde el inicio de la gestión la necesidad de tener armas Taser, pero no se había dado el ámbito de discusión que si se dio públicamente con el asesinato del inspector Roldán y las declaraciones del ministro Berni que está a favor de su uso”, expresó en tanto.

El proyecto de ordenanza, que ingresó este lunes al Concejo Deliberante, será tratado en la comisión de seguridad durante los próximos días con el objetivo de que sea puesto a votación para ser aprobado en la sesión más inmediata por realizarse.