Kicillof quiere más circulación de trenes y colectivos pero con menos pasajeros

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, se reunió esta tarde, en el Teatro Metro de La Plata, con los intendentes bonaerenses para realizar un diagnóstico de la emergencia sanitaria y coordinar las acciones necesarias ante la pandemia de COVID-19. acompañado por el jefe de Gabinete, Carlos Bianco; el ministro de Salud, Daniel Gollán y su par de Educación, Agustina Vila.

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, aseguró este lunes que “se mantendrán prácticamente iguales” las restricciones en el conurbano y que “se profundizarán los mecanismos de control”, con el foco puesto en “la salud y la vida”, pero confirmó que en los próximos días se determinarán excepciones “en municipios donde no circula el coronavirus”.

El mandatario formuló estas declaraciones durante una conferencia de prensa que brindó hoy en La Plata junto a su jefe de Gabinete, Carlos Bianco, y al ministro de Salud, Daniel Gollan.

Kicillof explicó que se trabajó “estrechamente con los intendentes en un proceso de consulta sobre cuáles eran las actividades a ser exceptuadas y las posibilidades sanitarias”, con el objetivo de saber “el estado de situación de cada uno de los 135 municipios” y que, de esa forma, se logró analizar los pedidos de autorizaciones para “diversas actividades”.

“Nuestra principal protección contra el virus es la conciencia y la responsabilidad que muestran los y las bonaerenses. No se ve el deseo de abandonar los cuidados. La ciudadanía tomó nota de la envergadura del peligro que se corre y nosotros tenemos que regular y protocolizar para que se pueda hacer lo indispensable”, remarcó.

Con todo, Kicillof subrayó que para el conjunto de la provincia se adoptarán medidas, “no de flexibilización, sino de endurecimiento” y detalló que una de ellas es la obligatoriedad de uso de tapabocas y nariz, que rige desde hoy.

En paralelo, el gobernador aseveró que se publicará en las próximas horas una nueva reglamentación con “pautas más rígidas” en cuanto a higiene y distanciamiento para el transporte público con el objetivo de evitar que sea “vector de la expansión del coronavirus”.

En ese sentido, aclaró que el transporte público “tendrá más frecuencias porque habrá más restricciones”.

A la vez, anunció que desde hoy está vigente un nuevo protocolo para la prevención y control de Covid-19 en adultos mayores “distinto al de la Ciudad de Buenos Aires, que no es de aplicación posible en territorio provincial”.

Este protocolo para la prevención y control de coronavirus en adultos de más de 60 años establece que deben permanecer en sus domicilios la mayor parte del tiempo, minimizar el contacto social, respetar una “distancia interpersonal mínima de un metro y no realizar eventos o reuniones”.

También se propone “utilizar medios electrónicos para la realización de gestiones y trámites, trabajar a distancia en la medida que sea posible y no compartir utensilios, incluido el mate”; además de recomendar que no utilicen el transporte público “salvo extrema necesidad, además de evitar “viajar en horas pico”.

Apuntó además que se reforzarán los “controles de circulación en rutas y accesos a los distritos” para que “se impida que el virus avance” e insistió con que a partir de hoy es obligatorio usar tapabocas en la provincia de Buenos Aires.

“Profundizaremos los mecanismos de control pensando en la salud y la vida”, enfatizó y destacó que en el interior de la provincia “hay 58 municipios donde hay cero contagio”, una situación que evidencia que “la tasa de contagio es mucho menor”.

En este marco, Kicillof dijo que le pedirá al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, que analice las solicitudes de algunas actividades económicas pedidas por jefes comunales, que no quedaron incluidas en las 11 dispuestas por el gobierno central.

No obstante, advirtió que, como se trata de una fase “dinámica” en el diseño de políticas para contener el avance de la Covid-19, si -por ejemplo- comienzan a haber contagios en una ciudad donde no los había, “se dará marcha atrás” con las flexibilizaciones.

En tanto, la ministra de gobierno bonaerense, Teresa García, también advirtió hoy que será “una cuarentena muy restrictiva” en el conurbano, “sobre todo en el transporte público”, y graficó: “El virus se traslada sólo cuando nosotros lo hacemos”.

Por su parte, en la conferencia de prensa junto a Kicillof, el jefe de Gabinete Carlos Bianco explicó que se pedirá a cada municipio “que mantenga un acceso abierto por cada ruta”, detalló que habrá “parámetros para el corte” de algún ingreso y remarcó que no se podrán bloquear las entradas con montículos de tierra, sino mediante vallas removibles.

Por su parte, el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollan, se refirió a los casos de contagio por coronavirus registrados entre los trabajadores de la salud.

“No son muchos los médicos que se contagian por tratar a un paciente sino que hay mucha trasmisión horizontal” consideró y sostuvo que hay que “afinar la puntería, no solo en términos de cuidado personal ,sino de relaciones porque el contagio es más entre pares, que de los pacientes a médicos”, analizó.