Kicillof anunció un aumento a la Bonaerense: 44 mil pesos de salario y se triplicó el pago de la hora extra

Tras días de protesta policial, el gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, anunció que los oficiales de la Policía Bonaerense cobrarán “un salario de bolsillo de 44 mil pesos”, se quintuplicará los recursos para la compra de uniformes y se triplicará el pago de la hora core.

Además, se construirán dos hospitales para la atención de los efectivos y se pondrá en marcha el Instituto Universitario Juan Vucetich para va permitir avanzar en la jerarquización de nuestra fuerza

“Vamos a destinar una parte de los recursos a empezar a equiparar el salario de la Policía Bonaerense con la Policía Federal. Ése sendero comienza hoy. Habrá una equiparación inmediata de 39.521 oficiales de Policía que pasarán a percibir un salario de bolsillo de 44 mil pesos”, expresó el mandatario provincial.

“Vamos a ser muy exigentes, pero lo vamos a acompañar con este reconocimiento”

Además, agregó que el monto para la compra de equipamiento para cada efectivo será de “5 mil pesos”, así como también las horas CORE “se triplicará a 120 pesos” y se va a “incorporar dos hospitales como prestadores en exclusividad para la Policía de la Provincia de Buenos Aires”.

“Ésto es mucho más que un porcentaje o un aumento, es una equiparación. Es un primer paso de algo más profundo, que es dar un salto de calidad en el profesionalismo de la Policía Bonaerense. A igual trabajo, igual remuneración. Pero también a la misma remuneración tiene que corresponder la misma exigencia y las mismas obligaciones. Vamos a dar, pero pedir también”, aseveró el gobernador.

Ante las protestas que tuvieron lugar en la Quinta de Olivos y en diversos puntos de la provincia de Buenos Aires, Kicillof, remarcó que brindó “una respuesta contundente, histórica y de fondo” al conflicto con la Policía Bonaerense y afirmó que si no se levantan las protestas, quedará en evidencia que “es una cuestión política, totalmente distinta”.

Subrayó que “dentro de la ley todo, fuera de la ley nada. No era la manera, porque muchas veces se deslegitiman reclamos legítimos” y criticó: “Vimos imágenes espantosas: frente a la Quinta de Olivos, frente a mi propia residencia, donde vivo con mi familia. Esas imágenes no deben volver a repetirse”.

“La sociedad necesita que terminemos con esto. Si esto es un reclamo salarial y de condiciones de trabajo, estamos dando una respuesta contundente, histórica y de fondo. Sino, vamos a comprender que es una cuestión política, totalmente distinta”, concluyó.