Juntos y las muertes por cocaína envenenada: “el Gobierno no tiene interés en que esto no pase”

“Gracias a Dios murieron 23 y no más porque si no, esto hubiera sido una catástrofe. Esto que pasó fue terrible. Y es producto de la falta de educación, salud y de las leyes que no funcionan”, dijo Silvia Sierra, presidente del bloque de Juntos de Lomas de Zamora. Fue en referencia al caso de la Puerta 8 donde más de 20 personas murieron y otras permanecen internadas luego de haber consumido cocaína adulterada. El epicentro de los hechos está ubicado en el partido de Tres de Febrero. Allí se compró la droga “envenenada” según informó el gobierno bonaerense.

El caso puso en el ojo de la tormenta al propio gobierno, la justicia y la policía y su lucha contra el narcotráfico. Todavía está en investigación qué sustancia había en la cocaína que se cobró varias vidas mientras otras personas aún están peleándola.

“Nosotros como dirigentes tenemos que reflexionar para resolver este tema todos juntos pero si no nos podemos juntar esto va a seguir sucediendo”, dijo Sierra y culpó al oficialismo porque “fue la mano de la ex ministra de Seguridad, Sabina Frederic la que disolvió la Subsecretaría de Lucha contra el Narcotráfico creada por Patricia Bullrich en 2019 para convertirla en una dirección”.

Para la edil, el gobierno “no tiene ningún interés en que esto no pase. No funciona la Sedronar y eso depende de presidencia de la Nación. Hoy los chicos no tienen dónde ir, no tienen oportunidades y no hay contención. Los consumidores de drogas son gente que está enferma pero tenés una ley de salud mental que la habrá hecho uno mientras dormía, porque ningún adicto puede decir que se quiere internar y curarse. Sencillamente porque no puede pensar”, agregó.

“Resulta que la ley dice que solo el adicto puede decidir si internarse o no para salir del consumo de drogas. Pero ¿cómo le vas a pedir que decida si no tiene la capacidad de pensar,ni discernir lo que quiere de su vida?”, insistió, en diálogo con DiarioConurbano.com.

La discusión sobre el avance del narcotráfico en zonas  clave donde abunda la venta, consumo y negocios vinculados a las drogas desató, con el caso de Puerta 8, opiniones encontradas.

Precisamente la oposición le cayó al gobierno enrostrando la responsabilidad de estar “en lo peor de las miserias”.

“Si no nos ponemos los pantalones esto será más grave porque no alcanza con tirar los bunker de drogas hay que ir más arriba”, sentenció Sierra.

Asimismo se jactó al resaltar que el gobierno anterior “pudo desarmar cien bunkers de drogas. Pudimos combatir el narcotráfico con la ayuda de los vecinos que denunciaban y decían dónde se vendía y se consumía pero en cuatro años no pudimos hacer todo lo que se necesitaba” señaló.

Y finalizó: “a mi como mamá me duele el alma, me duele el corazón. Estos chicos están enfermos porque la mayoría no tuvieron oportunidades, ni educación, trabajo, salud, nada. Son personas que le da lo mismo drogarse aún sabiendo que pueden morirse porque para ellos no hay razón para vivir”.

 

Mónica Galván