Insaurralde no delega y, pese al aislamiento, gobierna desde el hospital de Llavallol

Pese a los rumores, desde el municipio confirmaron que “nada cambió y Martín (Insaurralde) sigue trabajando a distancia con su equipo” y aseguraron que además “está en el hospital de Llavallol desde el jueves, sigue ahí y va a estar hasta que le den el alta”. El fin de semana confirmó que solo su secretario de Gobierno, su secretaria privada y su chofer son los únicos positivos en Covid-19 de su entorno aunque asintomáticos.

Tras la confirmación del resultado positivo en coronavirus del intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, comenzaron a sobrevolar un sinnúmero de rumores respecto a su gestión, entre ellos relacionados con el ejercicio del poder en el Ejecutivo local.

Según confirmaron a DiarioConurbano.com fuentes municipales, el jefe comunal no solo continúa al frente de la intendencia sino que tal y como se dio en 2011 durante su lucha contra el cáncer “nada cambió y Martín sigue trabajando a distancia con su equipo más allá de si se siente mejor o peor” aunque esta vez desde el Hospital de Llavallol, en donde continúa su confinamiento y control médico desde el pasado jueves.

Esto se debe a que desde el inicio de la cuarentena en el municipio adoptaron un protocolo que evita el cruce en persona de funcionarios de primera línea y a su vez el de ellos con sus respectivos segundos, propiciando cierto “aislamiento laboral” que garantice las cadenas de trabajo dentro de las áreas. Así, si algún funcionario se ve imposibilitado de realizar sus funciones por enfermedad, su segundo podría reemplazarlo hasta que se reponga.

Otro de los rumores que circularon fue sobre la cantidad de infectados en el entorno de Insaurralde, algo que él mismo, en una entrevista con el programa “La peña de morfi” este domingo, se encargó de aclarar.

Allí confirmó que solo el secretario de Gobierno, Martín Choren; su secretaria privada, Victoria Bourio, y su chofer, Matías Urso, son los positivos de Covid-19 dentro de su círculo cercano aunque se encuentran asintomáticos y permanecen aislados en sus hogares, los dos primeros continuando con sus funciones a distancia.

Mientras que su esposa, Jessica Cirio, y el presidente de la Cámara de Diputados de la provincia, Federico Otermin, tuvieron un resultado negativo en sus testeos, según confió el jefe comunal al conductor Gerardo Rozin.

Desde el municipio también informaron que fueron aislados de forma preventiva el resto de funcionarios que por cercanía podrían haberse contagiado, quienes se encuentran a la espera de resultados tras los hisopados pero que continúan con su trabajo de forma remota.

En tanto que sobre la versión de que el intendente lomense había sido trasladado al Sanatorio Otamendi del barrio porteño de Recoleta, descartaron la veracidad del dicho y remarcaron que “Martín está en el hospital de Llavallol desde el jueves, sigue ahí y va a estar hasta que le den el alta”.