El concejal de Lomas de Zamora por Juntos por el Cambio (JxC) Gustavo Ganchegui fue objetivo de un ataque en la puerta de su casa. La pintada con la leyenda “soretes” se habría dado a primera hora de este jueves en el portón de su vivienda.

“Me sorprendió mucho porque la casa de uno no es el lugar para manifestar cualquier posición” aseguró a DiarioConurbano.com Ganchegui sobre el episodio que tuvo al hogar donde vive con su esposa e hijos como epicentro.

El edil de referencia vidalista adjudicó al evento a “una reacción a la marcha del lunes pasado por algún sector que no coincide con mi pensamiento y lo expresó de la peor manera, que es en la casa de uno” y criticó a la serie de hechos del mismo calibre que se sucedieron durante los últimos meses.

“No corresponde de la misma manera que considero que la manifestación en la puerta de la casa de Lorenzetti (Ricardo, Ministro de la Corte Suprema de Justicia) o que se vaya a la puerta de a casa de Cristina (Fernández, la vicepresidenta de la Nación) está mal”, sostuvo el concejal opositor lomense.

Asimismo, agradeció “el apoyo de todas las fuerzas políticas de Lomas que se solidarizaron y también repudiaron el hecho” y lo destacó como un gesto “muy positivo” para “evitar que se repitan este tipo de prácticas que son nada democráticas”.

En ese sentido cabe destacar que no solo se sucedieron los mensajes del propio bloque de Juntos por el Cambio e integrantes del mismo, sino que también el Concejo Deliberante emitió un comunicado expresándose por lo sucedido así como también lo hicieron algunos concejales alineados con el oficialismo.

Sobre el hecho, Ganchegui lamentó que ninguna de las dos cámaras de seguridad de la comuna llegó a captar con nitidez nada de lo sucedido porque están ubicadas lejos de su casa y tampoco de vecinos, las cuales apuntan a otra dirección. “No hay manera de ver nada y evitar que se repita con nadie” señaló.

Por otra parte sostuvo que “toda la política necesita mesura y prudencia al declarar y accionar” y admitió que “preocupa que las crispaciones, producto de tantos meses de cuarentena, de la crisis y de la incertidumbre de cómo se sale para adelante, lleven a hechos aislados que no colaboran a construir una mejor democracia”.

“Pese a haber posiciones más o menos duras en ambos espacios, Juntos por el Cambio fue muy responsable, prudente en razonable en sus expresiones públicas y en busca de diálogo constante”, remarco en tanto que pidió a la política “prudencia y mesura en las expresiones y las acciones”.

“El acompañamiento y la lectura que hicieron todos los bloques del Concejo Deliberante, incluso el oficialismo del Frente de Todos, con solidaridad y repudio al hecho es rescatable y viene a intentar bajar un poco los ánimos”, concluyó.