Fuertes críticas y pedidos de unidad en la reinauguración del PJ de Lomas

El intendente de Lomas de Zamora y presidente del PJ local, Martín Insaurralde, reinauguró la sede partidaria junto a los últimos cuatro dirigentes que también ocuparon el máximo rol del partido a nivel local. Allí, no solo hubo recuerdo para los que conformaron la historia del peronismo lomense en las últimas tres décadas sino también críticas a la gestión de Cambiemos y pedido de unidad y acompañamiento a los gobiernos del Frente de Todos.

Eduardo Duhalde, Hugo Toledo, Jorge Rossi y Osvaldo Mércuri fueron los que acompañaron al jefe comunal y junto a ellos estuvo Cecilia Tavano, hija del fallecido exintendente Bruno. Asimismo, el expresidente fue uno de los que brindó un análisis de la situación actual.

Sin embargo, Insaurralde, en su rol de anfitrión, fue quien comenzó la velada con saludos a los dirigentes presentes y a la militancia aunque dejó afuera de las menciones al exvicegobernador Gabriel Mariotto y a Pablo Paladino, por lo que desde sus filas no ocultaron el descontento.

El intendente indicó que los motivos de la reinauguración de la sede partidaria fueron porque ésta es “un punto de encuentro de la unidad y la organización que el movimiento tiene que llevar en estos momentos tan difíciles” y, además de ser un anhelo, porque es una forma de ver reunidos “a esto monstruos”, destacó mientras señalaba a sus invitados.

Tras los elogios a los referentes lomenses y calentar motores, Insaurralde se metió de lleno en terreno político y aseguró que pese a la inauguración el partido tiene “otro compromiso” desde la militancia sin importar el espacio de procedencia para “poner de pie a la Argentina”, ya que “es inmoral para un peronista que 6 de cada 10 pibes en el Conurbano hoy se tengan que ir a dormir sin comer”.

“Les pido como presidente del PJ y como intendente de Lomas de Zamora, pero principalmente como dirigente y militante de este movimiento, estar con los más humildes de los que el otro gobierno se olvidó, recomponer el tejido social. Hay que comprometernos para que ningún pibe de Lomas de Zamora, de la provincia de Buenos Aires y la Argentina se acueste sin morfar”, pidió.

Por su parte el expresidente de la Nación Eduardo Duhalde, quien según Insaurralde “se puso al frente de la crisis más grande de la democracia”, recalcó la necesidad de unidad partidaria al exhortar la creación de “unidad férrea” para estar “junto a los candidatos que hemos elegido”.

A su vez, aseguró que el principal problema del país es que éste “no produce” y que Argentina saldrá adelante “solo si somos capaces de unirnos a todas las fuerzas nacionales”, por lo que pidió a los dirigentes presentes “no pelearnos más”.

En tanto que y reveló algunas tareas a realizar consensuadas con referentes nacionales como Máximo Kirchner y Andrés Larroque.

“Tengo un proyecto de mucho tiempo para llevar a Eva (Duarte) para que descanse junto a Perón pero no puede ser un proyecto presentado por cualquier diputado, tiene que ser una acción popular. Tenemos que sumar millones de votos para hacer justicia definitiva”, adelantó.

Y confirmó que su esposa, Hilda “Chiche”, estará vinculada con el ministerio de Desarrollo Social de la Nación para llevar adelante políticas contra el hambre: “Cuando ‘Chiche’ empezó a trabajar en el PAM, Plan Alimentario Municipal, lo mismo hizo en la provincia y en la Nación y lo mismo que va a hacer en todo el país según le pidieron desde el Gobierno Nacional”, fue el remate de una anécdota de cómo redestinó partidas presupuestarias de obras públicas a acción social para frenar la mortandad y hambre infantil durante sus tiempos como intendente.

Además, también criticó al actual funcionamiento del partido y pidió una modernización del mismo. “El peronismo se está convirtiendo en un partido viejo, de viejos y para viejos. Tenemos que dejar que los pibes se afilien con los telefonitos”, criticó.

Por su parte, Osvaldo Mércuri, sostuvo que basándose en el precepto de que el peronismo es “hijo de la crisis y padre de las transformaciones” nadie puede negar el apoyo a las autoridades nacionales y provinciales “si el país está como está”.

“En cada rincón, hayamos votado a quien hayamos votado, tenemos que unir a los argentinos para tener el país que deseamos todos, sacarlo de la ruina, del atraso, modernizarlo y encaminarlo”, expresó el expresidente de la cámara de diputados bonaerense, quien cerró con un mensaje al intendente.

“Martín es el presente y el futuro, juntémonos los lomenses para hacer un país y una provincia mejor y apoyemos a Alberto Fernández y Axel Kiciloff”, aseguró Mércuri.

Mientras que Cecilia Toledo, tras recordar a su padre, aseveró que “es inmoral y no se le puede dar vuelta la cara a la realidad que estamos viviendo” e indicó que en ese sentido “se pondrá el hombro para trabajar todos juntos”.

En tanto que Hugo Toledo expresó su “felicidad” por como “una nueva generación continuó el camino” en especial Insaurralde, a quien elogió largamente y eligió como víctima de una anécdota de su juventud: “Nunca pensó que iba a ser intendente pero hasta donde sé es bastante bueno, aprendió de nosotros”, bromeó.

Jorge Rossi, a su vez, agradeció a Duhalde por permitir la renovación partidaria y observó que en coincidencia con 2003, cuando asumió su intendencia, antes hubo un gobierno “que destrozó el país, la provincia y Lomas de Zamora” pero “gracias a Dios no me equivoqué y después de 10 años de gestión ‘el pollo’ (Insaurralde) hizo las cosas bien”.