Ferraresi, De Pedro y Julián Álvarez instaron a que “Lanús tiene que tener su identidad”

El Instituto de Estudio y Administración Local (IDEAL) de Lanús y Avellaneda realizó esta tarde el conversatorio “La construcción del Estado Post pandemia”, en la que se destacó a la militancia como forma de aprendizaje para que los políticos estén “cerca de la realidad” y puedan resolver los problemas de los habitantes. 

De la jornada virtual, participaron el ministro del interior de la Nación, Eduardo “Wado” de Pedro, el ex intendente de Avellaneda y ministro de desarrollo territorial y hábitat, Jorge Ferraresi, el senador provincial Emmanuel González Santalla, la presidenta del colegio de abogados de Avellaneda-Lanús, Adriana Coliqueo, y los presidentes de IDEAL Avellaneda, Rosana Echarri, y de Lanús, Julián Álvarez. 

Según manifestó el ex candidato a intendente y titular de la sede Lanús, IDEAL fue generado para que participen “todos los sectores del distrito” y la idea del instituto es pensar políticas a largo plazo. En esta línea, Álvarez elogió la gestión de Ferraresi en Avellaneda e instó a que Lanús debería parecerse al distrito vecino. “Es la diferencia entre lo que está bien y lo que está mal”, marcó. 

Al respecto, el ministro de Desarrollo Territorial expresó que “Lanús tiene que tener su identidad”. Además, consideró que para gobernar es necesario “reivindicar” a los habitantes y advirtió que a veces “los conocimientos no alcanzan”. “Hay que mirar el todo y la pirámide de necesidades”, señaló el funcionario. 

Por otra parte, Ferraresi criticó al gobierno gestionado por Mauricio Macri, al que calificó de “pandemia” y “saqueador”, a la vez que analizó a los gobiernos de Cristina Kirchner y, actualmente, de Alberto Fernández. En este sentido, relató que cuando gobernaba la ex presidenta creía que los conflictos con otros sectores eran a causa de diferencias de “fondo”, pero que al tomar el poder Fernández notó que eran problemas de “forma”. Ahora, admitió, sabe que con algunos sectores sí hay problemas de fondo, pero que con la gran mayoría de los argentinos el problema es de forma y que ahí debe trabajar la militancia.  

Al igual que el ex intendente, el senador provincial realizó una comparación entre las políticas de la gestión de Juntos por el Cambio y las actuales, de las cuales subrayó la entrega de subsidios y de la tarjeta alimentar para paliar la situación causada por la pandemia. “La clave está en poder construir lo que viene”, manifestó y planteó a la militancia como “un elemento de articulación” entre el pueblo y el Estado. 

En otro punto, Santalla apuntó a la necesidad de discutir la coparticipación entre las provincias y la Ciudad. “No se aguanta más que haya ciudadanos de primera y de segunda”, disparó, por lo cual entendió que no sólo hay que discutir los modelos de gestión, sino también de distribución. 

Wado De Pedro coincidió con el funcionario y planteó que “el Conurbano tiene que empezar a reclamar con énfasis una redistribución de los recursos que hay en el AMBA”, ya que “merecen más” de lo que reciben. 

Al igual que el resto de los exponentes, el ministro del interior destacó la labor de la militancia y recordó al fallecido presidente Néstor Kirchner, quien los incentivó a “militar y ser dirigentes”. “Está en la esencia del peronismo escuchar las necesidades de la gente, planificar y ordenar la discusión en beneficio de quienes menos tienen”, analizó. En este aspecto, De Pedro observó que la cercanía entre el Estado y las personas permite “comprender, generar empatía con el problema y encontrar una posible solución”.

En cuanto a la cercanía, Coliqueo celebró la apertura del departamento judicial Lanús-Avellaneda y marcó que el objetivo “siempre fue acercar la justicia a la gente”, a la vez que consideró un logro el avance tecnológico adquirido por el Poder judicial durante la pandemia que permitió la modernización de la atención vía internet. “Es una deuda llegar a la gente con más rapidez”, añadió. 

A través de la aplicación zoom, además, participaron de la jornada diferentes agrupaciones sociales y gremiales de la región. 

Por Romina González