“Es una locura que no se haya tratado la Ley de Asociaciones Civiles”

El senador provincial de la Tercera Sección Electoral del Frente de Todos Adrián Santarelli calificó como “una locura” el no tratamiento de la Ley de Asociaciones Civiles tras la negativa de JxC durante la pasada sesión, ya que la misma “amplía derechos” y “tiene el apoyo de todas las instituciones”.

Tras el paso fallido por la sesión en el Senado bonaerense del proyecto de Ley de Asociaciones Civiles, Santarelli aseguró que “es una locura que no se haya tratado” porque “tiene el apoyo de todas las instituciones” y pidió que “acompañen en la próxima o planteen las modificaciones que quieran que se hagan”.

Además, observó a DiarioConurbano.com que la postura que ofrece JxC, contraria a su debate, “es más una posición política que el tener una idea superadora. Es una oposición por la oposición misma porque no es una ley de ellos sino de todos” ya que “beneficia al 100 por ciento de los involucrados, no hay perjudicados”.

“Es una ley muy extensa y pormenorizada, que viene a reparar una deuda del gobierno provincial con estas instituciones y amplía derechos”, afirmó Santarelli.

El proyecto incluye un paquete de beneficios económicos e impositivos, facilidades en los trámites para la formalización, y la creación de un registro de comedores comunitarios para censar ediliciamente e impulsar remodelaciones, entre otras medidas. A partir de declararlas de Interés Público Provincial, alcanza a asociaciones civiles de primer grado como las citadas.

En ese sentido, el legislador provincial indicó que “la obtención de la personería jurídica permite a que el club después tenga un montón de beneficios que hoy, por la burocracia y lo engorroso que son los trámites, son muy difícil de obtener” y además consignó como otra dificultad la coordinación de horarios para las rúbricas, ya que quienes manejan a estas instituciones “son vecinos que lo hacen ad honorem y tienen otras obligaciones”.

Sobre el proyecto, sostuvo que “es una ley trabajada en todo su circuito, desde quienes necesitan la personería jurídica hasta quienes la otorgan” incluso “la directora de Asociaciones Civiles de la Dirección de Personas Jurídicas de la provincia (Maite Alvarado), que será la autoridad de aplicación”, reveló Santarelli.

Asimismo, consignó que el texto tampoco pasó por la comisión de Deportes (si se lo toma en términos reduccionistas aplicable a los clubes de barrio), la cual está encabezada por Owen Fernández de Juntos por el Cambio pese a que desde la oposición “dijeron que tienen una propuesta superadora pero nunca las contaron”, indicó Santarelli.

“Con la posibilidad de obtener la personería jurídica las instituciones ya estarían en condiciones de obtener un montón de subsidios, por eso les planteamos conocer esas propuestas y ponerlas a consideración en la comisión de deportes para su debate. Pero si no lo llevan a la comisión y no lo tratan en el recinto, es imposible que avance”, expresó.

En esa línea, recordó que durante la última sesión y tras el pedido del oficialismo para acompañar el proyecto la senadora Daniela Reich comunicó la postura de la oposición pero “no dijo nada, habló de una manera muy vaga y circunscribió el problema de los clubes a la pandemia cuando el texto es de fondo y se vino trabajando desde antes de la pandemia”.

Sin embargo, el legislador oriundo de Lomas de Zamora no le cerró la puerta a posibles modificaciones al admitir que “si lo que presentan amplía derechos no va a haber problemas” pero “si los restringen, no”.

El proyecto tendrá revancha para su tratamiento durante la próxima sesión aunque como Juntos por el Cambio tiene la mayoría, ningún proyecto puede avanzar sin su consentimiento. Si se repite el resultado, Santarelli confirmó que volverán a insistir por su tratamiento.

Otra de las opciones es que, si no pasa por comisión, tratarla “sobre tablas” en el Senado tal cual está. Para esto es necesario contar con la aprobación de dos tercios de los presentes para constituir la comisión en el Cuerpo, aunque el FdT continuaría en la necesidad de tener cierto apoyo de la oposición, al menos 16 de los 26 legisladores que posee.

De llevarse a comisión, el camino sería debatirla y consensuar su tratamiento en sesión o modificar el texto y volverla a llevarla a Diputados donde estos retoques tendrían que ser aprobados para que continúe en su marcha legislativa.