En Avellaneda, junto a la CTA, Kicillof acusó al macrismo de ser “una lluvia de mentiras”

El precandidato a gobernador bonaerense por el Frente de Todos, Axel Kicillof, buscó marcar diferencias con el oficialismo al que acusó de ser «una lluvia de mentiras y promesas de marketing», mientras que consideró que si gana las elecciones, el kirchnerismo va a «volver con respeto, amor, esperanza y futuro», con el eje «puesto en el trabajo, la educación y la salud».

Durante un almuerzo organizado por la CTA bonaerense, en Avellaneda, Kicillof continuó con la línea del Frente de Todos de denunciar una supuesta campaña sucia, al asegurar que el Gobierno aplica «la ingeniería del odio», y que «omite hablar de producción y trabajo porque están rompiéndolo desde que llegaron en 2015».

«Este es un modelo que viene a destruir el trabajo, la industria y el orgullo por lo nuestro», dijo el diputado porteño ante afiliados de sindicatos nucleados en la CTA bonaerense que colmaron el salón del club Villa Modelo de Gerli.

Respecto de la situación económica actual y la estabilidad del dólar, el ex ministro de Economía durante el último gobierno kirchnerista, se preguntó: ¿De qué veranito nos hablan? Si todos los días cierran empresas despiden trabajadores y los jóvenes cada vez la pasan peor».

En esa línea, continuó: «La plata de los trabajadores va al bolsillo de los amigos empresarios. Por eso necesitamos un gobierno que se ocupe de ordenarle la vida a la gente y devolverle la dignidad a todos los bonaerenses», destacó.

Kicillof concluyó: «No queremos una campaña de odio ni de injurias, vamos a ir con nuestras propuestas».

Del acto participaron, entre otros, el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi; el titular de la CTA Hugo Yasky; y el secretario de Suteba, Roberto Baradel.