El FdT alertó que “un relajamiento de la situación en Capital va afectar al Conurbano”

El concejal del Frente de Todos en Lomas de Zamora y dirigente del Movimiento Evita, Álvaro Llambi, coincidió con lo expresado por los intendentes de la Tercera de que no haya una flexibilización de la cuarentena en los municipios del Conurbano y criticó que en la Ciudad de Buenos Aires haya un “relajamiento” del aislamiento social, preventivo y obligatorio cuando es el lugar donde más contagios hay.

“La decisión de Martín Insaurralde y los intendentes es una decisión acertada porque la situación y posición del Conurbano no es sencilla en este contexto de pandemia”, subrayó el edil oficialista en diálogo con DiarioConurbano.com y precisó que en el distrito “se está realizando un trabajo fuerte con Nación, como el caso de los nuevos hospitales modulares, se realiza una asistencia casa por casa, asistencia alimentaria, se llevaron a cabo dos operativos fuertes de cuarentena barrial, pudimos asistir a 4 mil familias, y debemos atender las pautas de cuidado y prevención necesarias”.

Sostuvo, asimismo, que “por la gran concentración que hay, es necesario continuar con el trabajo de la cuarentena para aplanar la curva de contagio” y apuntó, además a “tender a comercios e industria”.

Al respecto, sobra la paralización de la economía, Llambi admitió que “es una demanda que existe de los comerciantes” pero apuntó que “hay que atender caso por caso para generar una mesa con comerciantes, las distintas cámaras de comercio para ver cómo se va construir esa normalidad” y advirtió que “es el desafío que viene por delante porque va a ser problemático en términos de la rentabilidad que tienen distintos negocios”.

“Estamos en un momento complejo, creo que hay negocios que se van a ir abriendo, pero será un proceso de caso por caso, según los rubros y las autorizaciones que permita Provincia y Nación. Hay una situación sensible para los comercios, por eso, el Estado debe estar más cerca de ellos para ir construyendo esta nueva normalidad”, consideró.

En ese sentido, Llambi cuestionó la decisión que tomó el Gobierno porteño de flexibilizar la cuarentena al indicar que “todo tendrá que ver con las charlas que se den en el marco del Gobierno nacional” y criticó: “Nos parece mal que se permita la apertura de las joyerías en la Ciudad porque qué necesidad hay de que una joyería en una situación así esté abierta”.

“Tenemos que intentar entre todos los sectores más allá de las diferencias políticas, poder salir todos juntos de esta situación y poder coordinar acciones conjuntas. Obviamente un relajo de la situación de Capital va afectar al Conurbano y lo vemos como problemático”, arremetió.

Asimismo, el dirigente del Movimiento Evita advirtió que “lo que pasa en las villas de Capital tiene que llamar la atención y las condiciones de vida que están teniendo miles de porteño y es preocupante que no haya agua mientras esta situación de la pandemia” y asevero: “Estamos preocupados, pero va a tener que ver con las conversaciones que haya con el Gobierno de la Ciudad y Nación”.

Bajo la misma línea, el edil del Frente de Todos destacó la decisión del Gobierno nacional de que el Conurbano y Ciudad de Buenos Aires continúen en la fase tres del aislamiento ya que “en el AMBA se da una situación excepcional y es donde se concentra el 50% de la población argentina” y sostuvo que “nos e puede liberar la cuarentena como se relaja en otras provincias por el nivel de concentración que hay”.

“Vemos lo que pasa en CABA, donde algo que veníamos planteando por las condiciones de vida, un contagio de coronavirus en esos barrios iba a ser muy peligroso, podía estallar un problema muy grave”, recordó.

Por último, el concejal del Evita analizó que para cuando pase el aislamiento y la pandemia hay que “reconstruir la economía del país” y planteó “sobre qué bases se quiere reconstruir la economía ya que hay 8 millones de argentinos beneficiarios del IFE que no tienen derechos laborales y que hay que integrarlos al sistema económico y laboral”.

“Esto tienen que ver con construir una Argentina con un acuerdo general, un modelo de país sustentable porque quedó demostrado que el mercado no soluciona los problemas. Quizás estamos viviendo una bisagra en la historia, tenemos que construir como enfrentar esta nueva etapa que teneos para adelante, qué rol va a tener el Estado y los trabajadores y como queremos que los trabajadores se integren al sistema”, sentenció.