Dispar acatamiento del paro en el sur del Conurbano

Mientras los colectivos funcionaron normalmente, algunos comercios cerraron y otros permanecieron abiertos. La medida tuvo un fuerte impacto en las escuelas públicas y también en varias privadas, a pesar de que los gremios docentes mayoritarios no adhirieron a la medida impulsada por la CGT.

El paro decretado por la CGT que conduce Hugo Moyano, acompañado por la CTA de Pablo Micheli y agrupaciones de izquierda, tuvo acatamiento dispar en el sur del Conurbano. Mientras que los colectivos circularon normalmente, algunos comercios cerraron y prácticamente no hubo actividad en las escuelas públicas, a pesar de no adherir a la medida los principales gremios docentes.

En los centros de Adrogué, Lomas y Lanús el panorama fue similar. La cantidad de comercios abiertos era casi la misma que aquellos que decidieron cerrar sus puertas. En tanto, otro grupo de negocios, más pequeño que los anteriores, atendió el público aunque con las puertas cerradas y algunos con persianas bajas.

En tanto, el transporte público no mostró la misma frecuencia que otros días laborables. No obstante, todas las líneas circularon, con excepción de la 165, uno de cuyos vehículos fue apedreado y los choferes decidieron un cese de actividades.

“Hay menos coches que lo habitual pero se decidió asegurar el servicio”, explicó un colectivero de la línea 278, en diálogo con DiarioConurbano.com.

El caso de las escuelas fue especial. Si bien los gremios docentes mayoritarios decidieron  no adherir al paro, un gran número de establecimientos escolares estuvo cerrado. Otros, muy pocos, estuvieron abiertos con algunos docentes y escasa cantidad de alumnos.

Esta situación, también se dio en varios colegios privados que cerraron sus puertas. Tanto en el caso de los públicos como de los privados que no tuvieron clases, la respuesta de docentes y directivos apuntó a “evitar situaciones de violencia en el marco del paro”.

En la decisión de cerrar las escuelas, también influyó el paro de 36 horas de la CTA opositora, donde se encuentran enrolados los porteros de establecimientos educativos.