Díaz Pérez busca una alianza con Mariotto para bajar su candidatura pero conservar poder

Lanús se perfila como uno de los territorios del Conurbano en donde las elecciones de 2015 tienen un panorama más complejo, con varios candidatos en las principales fuerzas y con algunos gestos que permiten anticipar un proceso eleccionario con sorpresas. En este marco, uno de los rumores más fuertes de los últimos días es la preparación de un Plan B por parte del intendente del distrito, Darío Díaz Pérez, para asegurarse una importante cuota de poder aún si decide no ir por su reelección.

 

Por Alejandro Córdoba

 

 

Con  llegada directa a Casa Rosada, Díaz Pérez sabe que no tendrá problemas para ser uno de los tres o cuatro precandidatos del Frente para la Victoria. Claro que el problema del intendente no está relacionado con los avales internos del kirchnerismo, sino con el desgaste de su gestión.  Si bien  se trata de una cuestión que afecta a muchos mandatarios que buscan ser ratificados en su cargo, la complejidad de la política de Lanús hace que la situación de Díaz Pérez sea más delicada.

Con fuertes reclamos en materia de seguridad, la oposición en el Concejo Deliberante viene pidiendo informes sobre ese tema y sobre obras públicas no finalizadas que generan incomodidad y fuertes cruces en el seno del mismo bloque oficialista. “A veces se nos hace difícil bancar las críticas al Ejecutivo”, reconoció un concejal del kirchnerismo que no responde directamente al intendente.

DiarioConurbano.com tuvo acceso a un sondeo realizado por una prestigiosa encuestadora nacional en Lanús. Los resultados sorprendieron a algunos y preocuparon a otros. Díaz Pérez tiene una imagen entre mala y muy mal del 76 por ciento. Con un rango posible de error la tendencia es durísima en contra del Ejecutivo.

A ese panorama se le suma el aval del gobernador Daniel Scioli al concejal Omar López, decidido a ir por la intendencia, y la salida al ruedo del dirigente de La Cámpora y secretario de Justicia de la Nación, Julián Álvarez. Estos dos dirigentes se han mostrado juntos, como la alternativa kirchnerista en Lanús a Díaz Pérez.

Desde el círculo cercano al jefe comunal confían en que el acercamiento López-Álvarez “es efímero”. No obstante, reconocen que en unas virtuales PASO, el jefe comunal estaría en desventaja.

La no participación de Julián Álvarez en un homenaje realizado por el intendente con motivo del aniversario del fallecimiento de Néstor Kirchner y la “devolución de gentilezas” de Díaz Pérez al pegar el faltazo y ni siquiera enviar a un funcionario al masivo acto del dirigente de La Cámpora unos días después, y con el mismo motivo sumado a su lanzamiento como precandidato, parecen ser signos claros de aguas divididas en el kirchnerismo de Lanús.

En ese marco, Díaz Pérez comenzó a elaborar una Plan B. En caso de no poder revertir ninguna de estas situaciones que lo perjudican declinaría su precandidatura. La alternativa sería, en esta estrategia, apelar a un acuerdo que ha empezado a construir con el vicegobernador Gabriel Mariotto, activo participante de los últimos actos públicos realizado por el intendente.

En este acuerdo, Díaz Pérez conservaría una cuota importante de poder pero declinaría su precandidatura en pos de Ismael Alé, director ejecutivo de la Unidad de Gestión del PAMI en Lanús, y referente del mariottismo en el distrito. El Turco, como lo llaman, ha sido concejal y diputado provincial, y tiene buenos vínculos con distintos sectores locales del FPV.

“Puede mostrar gestión, evitando el desgaste”, confían cerca del intendente quienes se entusiasman con la idea. El mismo Alé tiene intenciones de ir por la intendencia pero sabe que necesita establecer alianzas y para esto Díaz Pérez le puede asegurar una estructura con la cual empezar su campaña.

Todo parece indicar que, con la aceleración de los tiempos electorales que tiene lugar en Lanús, el intendente no tiene un extenso margen de tiempo para decidirse. Mientras tanto, como una especie de signo de reafirmación algunas calles de Lanús continúan siendo empapeladas con afichetas de “Díaz Pérez 2015”.

Mientras en el kirchnerismo se juegan estas cuestiones, la grieta en el Frente Renovador parece agrandarse. Los concejales Nicolás Russo y Noelia Quindimil ya no comparten actos y las recientes encuestas marcan que dependerán mucho de la candidatura a presidente de Nación de Sergio Massa para poder repetir o mejorar una performance como la de 2013.

De acuerdo a las mismas encuestas, el ex presidente de Lanús tiene una intención de voto del 17 por ciento mientras que la hija del histórico dirigente peronista del distrito cuenta con un 10 por ciento. Claro que para las PASO faltan y las mismas suelen dejar heridas que luego se notan en la elección general.

Finalmente, el Pro de Lanús viene creciendo en medio de las internas que desgastan al massismo y al kirchnerismo. Si bien el ministro de Hacienda porteño, Néstor Grindetti, no cuenta con dirigentes de peso en la periferia, tiene una imagen consolidada en los centros comerciales y en algunos barrios que preocupa a las otras fuerzas.

La reciente encuesta le otorga una intención de voto del 20 por ciento. Si bien el número es menor al que reúnen los precandidatos de otras fuerzas, Grindetti no divide los votos, no está expuesto a la erosión que ocasionan las PASO.

En este panorama, complejo, enmarañado, y muy parejo a nivel de intención de votos en Lanús, los dirigentes locales esperan ansiosos definiciones en el plano nacional y provincial para conocer sus propias perspectivas y alineamientos finales.