Desde ATE Lanús esperan ser considerados “parte fundamental del engranaje del Estado”

Tras cuatro años de resistencias y reclamos gremiales, desde la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) confían en que con la nueva administración nacional y provincial se abran espacios de discusión y se mejore las condiciones laborales para los trabajadores del Estado. Además, apuntan a que se reorganice el movimiento obrero a partir de una nueva lógica.

“En estos cuatro años, los compañeros pusieron todo, el cuerpo, el alma en organizar la resistencia al modelo neoliberal de Macri. Cada compañero estuvo donde tenía que estar, donde se lo necesitaba para ayudar al otro. Siento un orgullo muy grande de mis compañeros porque excede lo gremial sino que es la empatía de ayudar al otro”, enfatizó el secretario general de ATE Lanús, Walter Pintos, en diálogo con DiarioConurbano.com.

En el trabajo realizado durante estos cuatro años, el también titular de la CTA Autónoma lanusense consideró que “si no hubiera existido esa empatía, hubiera sido muy difícil formar el equipo que se formó” y expresó: “Hoy brindo porque mis compañeros son mejores que nosotros”.

Asimismo, rememoró que “lo primero que hizo Macri fue poner a los trabajadores del Estado en la mira, tratarlos como vagos” al advertir que “tenían la decisión política de destruir el Estado” y destacó que “a pesar de todo eso se siguió bancando, se le siguió poniendo el corazón para mejorar el Estado y hoy los trabajadores tienen un rol importante”

Ante un nuevo Gobierno nacional y provincial, Pintos aseveró: “Tenemos la esperanza que en esta nueva etapa tanto a nivel nacional como provincial se nos tome en cuenta como parte fundamental del engranaje del Estado, que se nos convoque como así también esperamos que le gobierno municipal convoque a los trabajadores municipales a rediscutir paritarias y condiciones de trabajo”.

En ese sentido, le exigió al Ejecutivo local que “inmediatamente otorgue el código de descuento a ATE para organizar la voluntad de los trabajadores”.

En el plano local, des de la CTA Autónoma junto a otros espacios político, gremiales y barriales se encuentran trabajando para llevar adelante el “Movimiento Lanús Libre de Hambre” siguiendo “la línea que dijo Alberto (Fernández)  y Arroyo de que hay que darle prioridad a los sectores más vulnerables para terminar con el hambre en Provincia y Nación” y advirtió que en Lanús “no puede haber 200 mil pobre sobre una población de 550 mil”. “El hambre disciplina y es un crimen”, arremetió.

Al respecto, Pintos explicó que “para que en el distrito se lleve adelante esto, tiene que haber primero un shock distributivo de comida para que todas las familias puedan comer, en segundo lugar tiene que ser comida nutritiva y en la tercer etapa avanzar a que cada familia coma en sus casas” y apuntó que “hoy los comedores escolares e iglesias y organizaciones sociales están abarrotados”.

Cuestionó, además, que en el Municipio “se sancionó una Ley de Emergencia Alimentaria y no se llevó adelante y para el verano hay un proyecto de que solo cinco comedores estén abiertos y con una Ley como esa, se tendría que duplicar el número”.

Para finalizar, el secretario general de la CTA Autónoma se refirió al proceso de reunificación que empezó entre la CTA y la CGT, a lo cual, subrayó la diferencia con su central al ratificar “los valores de la autonomía política, de la libertad y democracia sindical” y replicó que “la unidad del campo popular se da en la acción y se va a seguir dando la unidad, no se da por decreto”.

Para graficar, puso como ejemplo que “en Lanús se conformó la mesa de unidad sindical con la CGT, la CTA y la CTEP se hizo desde una vocación de defender a los trabajadores” y aclaró: “Eso no implica que seamos de la misma central pero nos unimos para defender los intereses de la patria”.

No obstante, estimó que “va a haber un nuevo reagrupamiento de los trabajadores, va haber una nueva agrupación de los laburantes pero eso lo va a decidir el tiempo y los trabajadores en su momento”.