Desarrollo Social: el programa “Participar en Comunidad” cumplió un año de trabajo federal

A través de la Subsecretaría de Desarrollo Humano, el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación lleva adelante el programa “Participar en Comunidad”, que el 1ero de septiembre pasado cumplió un año. En medio de un momento inédito como el de la pandemia y después de cuatro años de políticas neoliberales, el proyecto se centra en redoblar esfuerzos en el territorio, a través de la articulación de las instituciones comunitarias y los estados nacional, provinciales y municipales, para generar la participación de los propios actores sociales en la recuperación de sus derechos.

 

Al respecto, la subsecretaria de Desarrollo Humano, Laura Berardo, explicó que con esta iniciativa -enmarcada en la Secretaría de Abordaje Integral-, el objetivo es “diseñar, implementar y dirigir políticas sociales que potencien la integración regional como herramienta para la promoción del desarrollo humano, revalorizando el territorio y sus economías regionales”.

También, indicó que se propone “fortalecer las políticas sociales con enfoque de derechos que desde 2004 se desarrollan en los 847 Centros Integradores Comunitarios (CIC) asentados en los barrios de alta vulnerabilidad social de todo el territorio nacional”.

Por este motivo es que se viene realizando un trabajo fuerte en la construcción de una Red Federal de CIC, donde funcionan las Mesas de Participación, Articulación y Gestión, las cuales, según indicó la funcionaria, “fueron concebidas como espacios sistemáticos de reunión y toma de decisiones en el que dialogan representantes de las organizaciones comunitarias, instituciones barriales, referentes municipales, provinciales y nacionales”.

Logros y desafíos

Uno de los puntos más salientes del balance es que con esta iniciativa, la Subsecretaría logró restablecer vínculos con 348 gobiernos municipales de 22 provincias, en algunos casos de forma virtual a causa de la pandemia. Sin embargo, gracias al éxito de las medidas preventivas implementadas por el gobierno nacional, especialmente la vacunación, retornaron algunos encuentros semipresenciales y presenciales.

En tanto, a través de diferentes actividades como talleres, capacitaciones, asistencia alimentaria y sanitaria, los CIC fueron encontrando la forma de resistir a las consecuencias de la pandemia y de las políticas neoliberales del gobierno anterior, que relegó a estas instituciones al abandono.

Para Berardo, lo importante en ese proceso de recuperación es “la política de un Estado presente que acompaña a la comunidad, fortalece las instituciones y promueve la participación popular”.

En ese marco, Berardo explicó que, además, se trabaja para “planificar acciones articuladas con  la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf), la Secretaría de Inclusión Social, el Ministerio de Obras Públicas, el Ministerio de Salud, el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad (tanto de Nación como de la Provincia de Buenos Aires), la Secretaría de Innovación Pública, la Dirección de Puntos Digitales de la Jefatura de Gabinete, el Ministerio de Cultura, universidades y colegios profesionales.

Por último, la subsecretaria nacional resaltó que otra forma de llegada del Estado al territorio, de arriba hacia abajo, es la que plantea el Ministerio de Desarrollo Social, que conduce Juan Zabaleta, de “poner el eje en la transformación de los planes sociales a través de la generación del trabajo”, con la participación directa de las organizaciones sociales.

 

“Allí se está trabajando con el Estado presente para poner la Argentina de pie”, concluyó la funcionaria.