De Gennaro advirtió que el 41% de los lanusenses están debajo de la línea de la pobreza 

Tras tres meses de relevamiento, desde Unidad Popular advirtieron sobre el crecimiento de la pobreza en la Lanús como así también denunciaron que todavía el Municipio no reglamentó la Emergencia Alimentaria en el distrito. También, relataron la difícil tarea de comedores comunitarios por la falta de políticas públicas contra el hambre.

Con la presencia del concejal y ex candidato a intendente, Edgardo Depetri; los dirigentes peronistas Verónica Dell Anna y Hugo de Gregorio, el dirigente de la Eva Perón, Ezequiel Berrueco y el secretario general de la CTA Autónoma local, Walter Pintos; se debatió sobre cómo llevar adelante acciones para combatir el hambre y la importancia de la construcción colectiva en los barrios. 

Según el informe presentado, de 510 mil habitantes que hay en el distrito, el 41% está debajo de la línea de la pobreza mientras que dentro de la franja de los jóvenes y niños, el porcentaje llega al 59%.

En tanto, 10% de la población lanusense se encuentra en la indigencia y entre los más jóvenes, ese número asciende al 17%. 

“El hombre oprime y disciplina. La comida se transformó en un poder político en nuestro país y tenemos que terminar con ese poder”, aseveró el dirigente de Patria Grande, Rolando García. 

Además, indicaron que 410 instituciones son las que asisten a los vecinos y vecinas, a las familias, que no tienen para comer y entregan 29 mil comidas diarias de forma solidaria. Durante la presentación, subrayaron la importancia de la solidaridad para luchar contra el hambre al indicar que más de 3 mil voluntarios son los que ayudan a las familias que se encuentran bajo la línea de la pobreza. 

En ese punto, advirtieron que los comedores y merenderos barriales no reciben la ayuda correspondiente por parte del Municipio de Lanús: “Más del 60 por ciento recibe donaciones de otros canales porque sino no pueden sostener la ayuda y solo un 12% reconocen una ayuda formal del Ejecutivo local”. 

Ante este panorama adverso que pone como prioridad “inyectar un shock de comida” en los vecinos y vecinas que no tienen para comer, en el informe se propone: “Cubrir la cantidad necesaria hoy para salir de la situación de emergencia que estamos; proporcionar alimentos saludables, avanzar en la producción y comercialización de alimentos propios y que se llegue a la meta que cada familia y chico pueda comer en la casa”.

Asimismo, apuntaron sobre la situación de los comedores escolares a partir de la decisión del Gobierno provincial de traspasar el Servicio Alimentario Escolar a la órbita municipal. Alejandra, auxiliar de escuela y participante del panel que abrió el debate, relató que en los últimos cuatro años “no se realizaron obras para mejorar los comedores, faltan cupos, envían comida en mal estado, no respetan el menú, no sancionan a las empresas que entregan alimentos vencidos o podridos y en verano no se garantizan que los comedores estén abiertos. De 77 que hay en Lanús, solo abrieron cinco este verano”.

La situación es acuciante y desde Unidad Popular apostaron a la construcción colectiva y barrial para enfrentar el hambre como así también apostaron a que exista un acompañamiento de Provincia y Nación. 

“Tenemos que abrir el debate para ver cuáles son las líneas a seguir, cuáles son las acciones que puede haber. Sabemos que va a haber espacios nacionales y provinciales para debatir pero es necesario debatir ahora. Lo primero que hay que hacer es dar de comer, un shock de comida”, expresó el conductor de U.P, Víctor De Gennaro, y aseguró que a partir del 10 de diciembre “va haber compañeros experimentados en Desarrollo Social”.

Apuntó, en ese sentido, a que “participe cada sector popular para exigirle al Municipio que gobierna Cambiemos que cumpla con las responsabilidades de asistir a los comedores y escuelas” y sentenció: “Si queremos resolver el tema comunitariamente, hay que organizarnos comunitariamente”.