Daniel Arroyo: “La sociedad reclama ver a los políticos en el barro, caminando”

El candidato a diputado por el Frente de Todos, Daniel Arroyo, brindó una entrevista en la cual analizó la coyuntura actual, se refirió al protagonismo de los sectores populares en este momento histórico y aseguró que el oficialismo tiene posibilidades de revertir el resultado de las PASO

 

  • ¿Cuáles son las acciones que considera que se deben implementar para profundizar la justicia social en el país?

En el corto plazo, tenemos dos temas centrales, el primero es el precio de los alimentos, hay un poco más de actividad económica, más changas, se mueve un poco la cosa, pero está claro que el problema central es el precio de los alimentos, de hecho, mucha gente que hace changas termina yendo al comedor o a retirar alimentos para poder llegar a fin de mes, ahí hay un tema clave. El secretario de comercio interior tomo la decisión de que 1200 productos tengan sus precios congelados hasta el 7 de enero, me parece que en esta coyuntura es una buena medida para empezar a remediar ese problema. El otro gran problema que yo veo es el endeudamiento de las familias, la gente debe plata, está endeudada y los más pobres terminan tomando prestamos al 200 por ciento de interés anual en la financiera de la esquina.

Me parece que esos dos temas son hoy los más críticos, yo en el congreso quiero plantear un proyecto para un sistema de crédito no bancario para 6 millones de personas a tasa del 3 por ciento anual, tenemos que lograr que el productor le venda directamente al consumidor.

 

  • ¿Ve posibilidades de revertir el resultado de las PASO?

Yo creo que hay posibilidades de revertirlo en noviembre. Me parece que la elección fue un llamado de atención, la gente de los sectores populares está conforme con el tema de la vacunación, que en todas las familias hay gente vacunada, chicos. Hay un reconocimiento de que pusimos el cuerpo en la pandemia, pero también hay mucha gente que nos plantea “no llego” “no me alcanza”, “estoy complicado”, creo que fue un llamado de atención, el presidente Alberto Fernández hizo cambios en su gabinete, lo puso a Juan Manzur, puso un gabinete con perfil más territorial, más de caminata, el gobernador Kicillof hizo lo mismo poniendo a Martín Insaurralde, Leo Nardini, Cristina Álvarez Rodríguez. Se han tomado algunas medidas económicas, como por ejemplo el aumento del salario mínimo por encima de la inflación, en un contexto difícil, la sociedad nos hizo un llamado de atención y está viendo si se tomó nota o no, entiendo que se ha tomado nota y que tenemos una posibilidad de revertir la elección en noviembre.

 

  • ¿Cómo está viviendo la campaña? ¿Qué devoluciones percibís del contacto con la gente?

 

Va bien, a mí me gusta mucha la campaña, yo hable con el presidente antes del cierre de lista para plantearle que quería ir al Congreso, creo que el legislativo va a tener un rol clave en los próximos dos años, es importante promover leyes buenas que den vuelta la realidad que generen cambios profundos en nuestro país.

Estoy caminando, recorriendo, voy algunos días al interior de la provincia, otros al conurbano, la campaña va tomando más color, la gente se va enganchando con la idea de que hay que votar, mucha gente no fue a votar por distintas razones, muchos de los que no fueron a votar nos votaron a nosotros en el 2019. Hay mucha gente angustiada, preocupada, que realmente la tiene complicada, no solo en lo económico sino también en todo lo que afecto la pandemia, todo lo que desarmo en términos de la vida cotidiana, es un tiempo de escuchar, está bien lo que está haciendo el presidente, ir a los barrios, conversar, escuchar, ese uno de los puntos importantes para mí en este tiempo.

  • ¿Qué protagonismo considera que van a tener los sectores populares en la reconstrucción que se plantea desde el oficialismo?

Los sectores populares claramente son el eje central de la reconstrucción de la Argentina del próximo tiempo, y lo digo desde una concepción, desde mi mirada de cómo es la política, pero también desde un punto de vista práctico, gran parte de los sectores populares hacen trabajos manuales, son gasistas, plomeros, gente que hacen changa, son los que sostienen comedores, merenderos, gente que pone el cuerpo, que demostraron ser esenciales en medio de la pandemia y están empezando a visibilizarse más.

Para mí, la Argentina tiene un gran problema de pobreza porque tiene un gran problema de desigualdad 4 millones de personas viven en 400 acinados sin agua sin servicios básicos más parecido al siglo XIX que al siglo XXI.

Hay que urbanizar, abrir las calles, mejorar la situación, el hábitat además de ser un derecho, es un gran plan de trabajo, a mí me parece que en el problema está la solución en Argentina, la falta de infraestructura y de servicios básicos constituye un gran plan de acción a futuro, para mí los sectores populares son protagonistas de lo que viene, creo en la justicia social y en la reconstrucción desde abajo, gran parte del trabajo hoy está vinculado a la producción, a lo textil, en la producción de alimentos, en el reciclado, en el cuidado de personas, estos rubros involucran de lleno a los sectores populares.

  • Desde su mirada, ¿cuál es manera de hacer concreto el slogan “la vida que queremos”?

La vida que queremos tiene que ver con que haya movilidad social, con que haya un camino para mejorar en la Argentina y ese camino tiene que ser estudiar y trabajar, tenemos que reconstruir lo que todos queremos, que es un camino de ascenso, que uno estudiando, trabajando, haciendo las cosas bien sepa que le va a ir mejor. Esto es una hoja de ruta para la vida y un punto clave, que haya una vida más equilibrada y no de tantos contrastes en donde hay muchos que tienen mucho muchísimo, hay que achicar la desigualdad, hay construir jardines en todos los barrios, que en todos los barrios haya salas de 3,4 y 5 años, hay que empezar a achicar la desigualdad tan grande

Hay un reclamo muy claro de la gente, que plantea que la política tiene que estar más en la vida cotidiana, que quienes participamos de la política tengamos mayor contacto, yo me considero alguien que está en contacto permanente con los barrios, solo puedo hacer política cuando me duele el dolor del otro, hay una demanda de la sociedad de ver más políticos en el barro, caminando.

 

Por Diego Molinas