Con peleas y declaraciones de lealtad, se recalienta la interna del PJ en Lomas

La zona gris en la que se viene manejando Martín Insaurralde ha logrado calentar la interna en el oficialismo lomense. A la postura firme de un sector del kirchnerismo ante el menor atisbo de contaminación massista, se le presentó un fuerte respaldo a cualquier decisión política que tome el diputado nacional por parte un sector importante del PJ de Lomas. ¿Cuál es el rol de Scioli en este contexto?. ¿Qué esperan en el Frente Renovador?.

Por Alejandro Córdoba

En Lomas de Zamora se vive un clima político enrarecido, como esos nubarrones oscuros que anticipan tormenta. La hipótesis del pase del diputado Martín Insaurralde al Frente Renovador golpeó duro al interior del kirchnerismo, donde se aceleraron los tiempos de realineamientos internos. Como en el truco, todos hablan, se desconfían pero esperan hasta el final para mostrar las cartas. “Volvieron las viejas internas fuertes en Lomas”, se ilusionó un veterano dirigente justicialista.

Las idas y vueltas discursivas  de Insaurralde no venían teniendo un impacto directo en la interna de su tierra chica. Sin embargo, la reunión de un grupo de concejales del FPV con el jefe de bloque, Sergio Oyhamburú, pareció marcar un quiebre. En un tenso encuentro los ediles le reclamaron al sindicalista explicaciones de su participación en una jornada con diputados opositores en el Congreso. Tras una fuerte discusión, los referentes del Movimiento Evita, La Cámpora y  Proyecto Nacional en el Concejo Deliberante se dieron cuenta que la jugada era excesivamente fuerte. Las consecuencias de pedir la renuncia del jefe de bloque habrían significado una ruptura difícil de recomponer, a más de un año de elecciones. Sin embargo, el gesto expuso las disidencias del bloque oficialista y anticipó la postura de algunos sectores kirchneristas ante presunto pase del intendente en uso de licencia al massismo.

Los días pasaron en medio de repercusiones de esa reunión. Cuando todo parecía calmo, reapareció el jefe de Gabinete de Lomas, Guillermo Viñuales, con una idea que había expuesto en un medio regional: jurarle lealtad a Insaurralde más allá del destino político que decida para su candidatura. Pero esta vez la movida tuvo más fuerza porque su idea estuvo acompañada por los avales de funcionarios, dirigentes barriales y una veintena de agrupaciones del PJ lomense.

Viñuales volvió a llevar adelante una estrategia que había usado hace unos meses al ser el primer dirigente en proclamar sus intenciones de convertirse en el heredero de Insaurralde en Lomas. Con la nueva movida, materializada en un comunicado donde no se hacía referencia ni al kirchnerismo, ni al FPV ni al massismo, el jefe de Gabinete expuso claramente cuál será el panorama interno si el novio de Jessica Cirio cede a la tentación de saltar al Frente Renovador.

En realidad, la jugada generó mucho resquemor en el sector del justicialismo que tiene al intendente Santiago Carasatorre como referente. Fuentes cercanas al experimentado dirigente venía comentando por lo bajo su malestar con Insaurralde por la falta de definición y los coqueteos del hoy principal referente político de Lomas con Sergio Massa. “Beto no quiere problemas internos por lo menos hasta el año próximo,  pero Martín (Insaurralde) y Guillermo (Viñuales) están jugando demasiado rápido”, explicaron sus allegados.

Como una partida de ajedrez, el jefe de Gabinete movió una pieza fuerte y obligó al intendente – su potencial rival en las PASO lomenses si Insaurralde se mantiene en el FPV – a tener que definirse sobre un eventual salto del diputado nacional al massismo. No obstante, muchos consideran que Beto no entrará en el juego. Dos razones motivarían su silencio: dilatar lo más posible las internas para no afectar la gestión que debe llevar adelante; y no pelearse con los sectores del kirchnerismo que tienen decidido no acompañar al insaurraldismo en su cambio de vereda.

La estrategia de Carasatorre quedó clara el jueves cuando se ausentó del lanzamiento de la Mesa Scioli 2015 en Lomas. El intendente siguió los pasos de Insaurralde que también pegó el faltazo, como una clara demostración de fuerza en la relación de amor-odio que por estos días mantiene con el gobernador bonaerense.

¿Y el resto del kirchnerismo?. Si bien el kirchnerismo lomense “puro” tiene decidido no moverse del FPV, busca dilatar lo más posible el enfrentamiento con Martín Insaurralde. Desde estos sectores, reconocen que el diálogo con el diputado nacional es casi nulo. “Nuestro interlocutor es Carasatorre. Con él está todo bien”, rescatan.

Kolina, el Movimiento Evita, Proyecto Nacional, y La Cámpora saben que, separadamente, muy difícilmente estén en condiciones de pelear de igual a igual con un candidato de Insaurralde en unas eventuales PASO dentro del FPV. Estos sectores tienen por delante un tiempo de acuerdos, imprescindible para mostrarse como una alternativa dentro del kirchnerismo. No obstante, sus dirigentes aclaran: “la idea es que Martín no nos marque ni la agenda ni los tiempos”.

Todas estas movidas dejaron debilitado, al menos por el momento, al gobernador Daniel Scioli en un distrito clave como Lomas. El gobernador no logra el acuerdo de Insaurralde y es resistido por el resto del kirchnerismo. No obstante cuenta con una bala de plata: ningún candidato presidencial del FPV alcanza a un tercio de la intención de votos que tiene en estos días el habitante de La Ñata.

En el Frente Renovador (FR) de Lomas de Zamora ya contemplan como una posibilidad cierta la incorporación de Insaurralde. Ese dato lo entienden como positivo a nivel provincial – suman a un dirigente que mide muy bien para gobernador – pero saben que el panorama local cambia completamente.

Es un secreto a voces que Insaurralde está decidido a llevar a su hermana como candidata a intendenta de Lomas, si sigue adentro del FPV o si decide mudar al massismo. En el kirchnerismo, esta propuesta tendría una fuerte resistencia de sectores que tienen peso propio. Pero en el Frente Renovador la situación es distinta.

Un desembarco del diputado nacional en la principal fuerza opositora en territorio bonaerense implicaría una mayor posibilidad de imponer a Alejandra Insaurralde como candidata a intendenta. La avalaría el arrastre político de su hermano, al que el principal candidato que tiene hoy el FR en Lomas, Diego Molea, no estaría dispuesto a enfrentarse. El rector de la Universidad de Lomas no quiere enfrentarse con el diputado nacional, con quien mantiene una muy buena relación, y estaría a la espera de algún cargo a nivel nacional si Sergio Massa se convierte en presidente de la Nación en 2015.

Los tiempos políticos en Lomas de Zamora parecen haberse acelerado al ritmo de los alineamientos pre electorales. En un terreno donde no es sencillo hacer pie, los principales dirigentes del justicialismo se alistan para un interna que parece ser una reedición de las que caracterizaron al peronismo en un distrito clave del Conurbano.