Tras once años frente a la Jefatura de Gabinete, Guillermo Viñuales presentó su renuncia este martes y decidió dejar las filas del Frente de Todos por diferencias políticas con un sector identificado con el kirchnerismo. En cambio, aclaró que seguirá militando en política y apostará a la construcción de un nuevo espacio vecinal que está por fuera de la lógica de la grieta y que esté conformado por distintas expresiones políticas, sociales y por vecinos.

“Estoy convencido de lo que hice y es una decisión que pensé y maduró en los últimos meses. Lo hablé con personas que son cercanas en la política, con mi familia y es una decisión que solo me involucra a mí. Fui Jefe de Gabinete en Lomas desde el primer día y  acompañé a Martín Insaurralde, pero todo en su vida tiene un ciclo que termina y empieza otro. No creo en la perpetuación de ningún cargo y no hay que estar siempre en un cargo público para hacer política”, sintetizó el ex funcionario en una entrevista con DiarioConurbano.com.

Su salida de la gestión local no significa su salida de la política, por el contario, aseguró: “Voy a seguir siendo dirigente político y voy a trabajar en el sector privado”. También, Viñuales dejará el espacio del Frente de Todos y apostará a construir una expresión, un espacio vecinal.

 

“Voy a trabajar en una propuesta local. En esta etapa de pandemia que recorrí cientos de lugares y hablé con miles de personas, la famosa grieta esta más en los medios y en los dirigentes que en la gente. La ciudadanía tiene muchos más puntos en común que la dirigencia”, advirtió. Y adelantó: “Me voy a sumar a una iniciativa que algunos vecinos están formando y le aportaré toda la impronta peronista, pero un peronismo abierto que no se constituya en una secta”.

Respecto al armado local, Viñuales sostuvo que “hay un grupo de vecinos que ejercieron de forma solidaria su trabajo en la comunidad y decidieron armar un espacio y que no están de acuerdo con la conducción que está llevando adelante el Frente de Todos con esta primacía de los sectores kirchneritas más duros” y criticó que “la lógica de la grieta estanca a la sociedad, quita perspectiva de crecimiento y quita años de vida”.

“No estoy en esa posición ultra, nunca lo estuve. Acompañé a Martín Insaurralde como corresponde estos años y hoy hay diferencias políticas en general que son más grandes, por eso, creo que hay que predicar de más abajo hacia arriba. En vez de sumarme a un proyecto nacional, quiero formar parte de algo más importante en Lomas”, aseveró.

Luego de varias conversaciones con Insaurralde, Viñuales planteo las diferencias que mantiene en el plano político y tomó la decisión de dejar su lugar. En tanto, al ex jefe de Gabinete aún le queda su lugar en el Concejo Deliberante, ya que fue elegido como concejal en la lista del FdT en 2019, pero todavía no decidió su asumirá o no la banca.

“Soy una persona agradecida con Martín, soy u vecino de Lomas que ahora decide irse y desarrollar política desde el territorio, desde el llano. Me voy de la gestión, no de la política”,insistió.

Asimismo, manifestó sus expectativas de “formar parte de algo constructivo” y disparó: “No me siento cómodo en la acusación constante, yo apuesto a ver qué puedo hacer para que un lomense la pase mejor. Soy muy de la cosa cotidiana, de la cuestión, de la educación, y estoy convencido que es urgente y desde ahí voy a seguir haciendo política”.

Diferencias con el Frente de Todos

La salida de Viñuales parece responder, también, a diferencias con un sector del Frente de Todos. Al respecto, el ex funcionario explicó que “Cristina tuvo la visión de generar un espacio político que compita con Macri, se le dio a Alberto un rol clave que no puede ser un rol declamativo, nada más” y cuestionó que “cada vez que el Presidente intenta tomar una iniciativa, sectores ultra le arman una agenda que lo aleja de la gente”.

“Los vecinos no hablan de la reforma judicial, de la reelección de los intendentes, hablan de lo mal que la están pasando. Les preocupa la salud y de qué modo pueden volver a trabajar”, replicó y advirtió: “No veo que dejen a Alberto ser el presidente de todos los argentinos”.

En esa línea, se diferenció de la actitud que toman esos sectores a los que llama “ultra” al compararse con que “siempre” ha hablado “con todos los sectores político”. No obstante, aclaró que en ha conversadocon otros actores y dirigentes del peroinismo que “no comparten este proceso que se vive dentro del Frente de Todos”; y remarcó que “a veces se cree que la política se limita a solo los que militan, pero hay un terreno muy importante para promover algo en Lomas que es un ejemplo”.

“Vamos a ver si podemos transmitir de abajo para arriba. Hay muchos más puntos en común en la sociedad de los que hay en la política y hay que canalizarlo. Hay que trasmitirle a la sociedad los valores del peronismo como la productividad, el trabajo, pero actualizados, con una impronta peronista abierta y que tenga autocrítica”, instó.

Y alertó: “Siempre tuve una diferencia enorme porque no hay autocrítica, no se pide disculpa ni se reconoce el error, hay temas que parecen vedados y así empieza la crisis en la política y si el vecino no encuentra un canal adecuado para canalizar sus descontentos, lo va a encontrar en fuerzas marginales de la política como ya hemos visto”.