Cascallares y Balladares destacaron el rol de los municipios durante la pandemia

El intendente de Almirante Brown, Mariano Cascallares, y el director General de Asuntos Políticos de la Jefatura de Gabinete de la Nación, Agustín Balladares, disertaron en el ciclo “Gobiernos locales y emergencia sanitaria: experiencias de gestión en el conurbano”, organizado por la Universidad Nacional de Lanús (UNLa).

Tras un intervalo de 15 días, el ciclo que analiza el rol de los municipios del Conurbano bonaerense durante la pandemia retomó su segunda parte con una charla virtual donde el intendente Mariano Cascallares fue el principal expositor.

Agustín Balladares sostuvo en la apertura de la charla que el local “es el único nivel del Estado que le ve la cara todos los días la cara a la gente y tienen el verdadero termómetro de lo que pasa en los barrios”.

En esa línea indicó que “en los últimos años se atravesaron dos modelos de municipios” por un lado “el de antes con roles más específicos” y los actuales, los cuales “debieron constituirse como Estados Locales” y están obligados a “no solo trabajar con el ABL (alumbrado, barrido y limpieza) sino también comprender lo heterogéneo de la construcción de la ciudadanía del Conurbano, que tiene diferentes necesidades” además de “lanzar sus propias políticas públicas”.

 “La pandemia vino a posicionar a los municipios como instancias centrales del Estado en la resolución de conflictos”

A su turno, el intendente de Almirante Brown, Mariano Cascallares, remarcó que en los municipios fueron “recibiendo responsabilidades y competencias de hecho, no de derecho; dejando de ser administradores de ABL para trabajar distintos aspectos de la vida cotidiana de los vecinos”.

Y consideró que “hay que poner en debate la ley orgánica de las municipalidades” porque los distritos “absorben responsabilidades con sus correspondientes problemas cuando no hay una normativa que lo contemple y se espera resolución de ciertas cuestiones” pero luego éstos deben “rendirle cuentas a un tribunal provincial que muchas veces está lejos de la realidad de los municipios”.

En cuanto a los efectos de la pandemia, Cascallares consignó que en Almirante Brown todavía se aguarda la “compatibilización de datos entre el sistema público y privado de Salud en la provincia” para conocer con exactitud la cantidad de fallecidos en el distrito, que “son aproximadamente 500”, según informó.

Sin embargo destacó las tareas de los gobiernos nacional y provincial para que el sistema no se vea desbordado con la ampliación de las capacidades de los hospitales púbicos, en especial en los dos que posee el distrito, el Hospital Lucio Meléndez y el Oñativia, y el montaje del hospital modular María Eugenia Álvarez en Longchamps, que tiene 32 camas con respirador y 52 “camas críticas”. A esto se le sumó la refacción de las 22 salas de atención primaria de la salud del municipio.

“Almirante Brown es un territorio de tan fácil acceso en el Conurbano Sur, con tantas rutas que la atraviesan y dos ramales de la línea Roca, que vimos muy posible que los contagios llegaran rápidamente y así fue sucediendo”, describió y señaló que en Brown se alcanzó un pico de “380 contagios diarios”.

En paralelo, ponderó las labores en el marco de la educación enfocados en la conectividad y la logística con las escuelas para acercarles los cuadernillos del Ministerio de Educación a los alumnos del municipio, así como también la entrega de bolsones de alimentos puerta a puerta para cada vecino que lo necesita.

“La demanda alimentaria había aumentado muchísimo desde 2017 y estamos en niveles que no habíamos pensado nunca. Hoy estamos haciendo alrededor de 1500 ayudas diarias y se están asistiendo a 76 mil familias con el Servicio Alimentario Escolar, a lo que se le suma los trabajos articulados con comedores e instituciones intermedias”, puntualizó el jefe comunal.

Por otra parte se refirió al sector industrial del municipio, con el que debieron elaborar protocolos para no frenar la producción, y el comercial, con distintas herramientas y la decisión de eximir del pago de tasas para los comercios que no están habilitados hasta que puedan estarlo, ya que “los cuatro años pasados hubo otra pandemia”, fustigó al tiempo que valoró al “empresariado responsable que mantuvo los empleos” en el distrito.

En cuanto a la seguridad, indicó que fue “central el poder trabajar de forma articulada con provincia y nación” ante una problemática recurrente y admitió que “los municipios debería tener policías propias para hacer un trabajo de cercanía mucho más eficiente, con mayor control y posibilidades de hacer una buena gestión”.

A su momento, Cascallares destacó la implementación de “Causa Común Brown”, iniciativa a la que calificó de “una herramienta participativa importantísima” la cual propició la coordinación de un sistema organizado de logística para aquella ayuda proveniente de vecinos, privados e instituciones para quienes lo necesitasen y la puesta en marcha del programa de donación de plasma.

“La decisión política de llevar adelante el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) fue muy oportuna. Cada vecino de Almirante Brown pudo tener la atención profesional necesaria por esto, otra que tuvo que ver con hacer las inversiones que eran necesarias y tomar las que hicieran falta para multiplicar por 10 la capacidad de atención en el distrito. Se está haciendo y se va a hacer todo lo necesario para que todos puedan tener la atención de la salud que se necesita”, expresó.

La charla contó con la participación de Andrea Daverio, directora de la Especialización en Género, Políticas Púbicas y Sociedad de la UNLa y que ofició de moderadora; Francisco Pestanha, Director del Departamento de Planificación y Políticas Públicas de la UNLa, y la rectora de la casa de altos estudios, Ana Jaramillo.