A la iniciativa del intendente Néstor Grindetti de crear un grupo especial de fuerza que utilicen las Taser, se sumaron los tres jefes comunales Julio Garro (de La Plata), Diego Valenzuela (Tres de Febrero) y Jorge Macri (Vicente López). Al cruce salió el ministro de Seguridad, Sergio Berni, quien les recordó que los intendentes no controlan a sus policías locales y por lo tanto no pueden disponer el uso de las pistolas electrónicas.

En una entrevista radial, el funcionario planteó que “Lanús no tiene Policía; si quieren comprar las pistolas, las pueden comprar, pero las van a usar entre los funcionarios. La Policía local es parte de la Bonaerense” y manifestó estar sorprendido por la decisión de los intendentes y se preguntó si era ignorancia o demagogia.

“Cuando un Secretario de Seguridad dice ‘nosotros los metemos presos’ como si tuvieran su propia policía; o decir ‘voy a comprar pistolas Taser para mi policía’; y la verdad es que la policía es bonaerense y responde a la conducción de la provincia de Buenos Aires”, criticó.

Asimismo, aseveró: “Tenemos que dejar de hacer un poco de demagogia y comenzar a pensar en un plan integral de seguridad y cómo aplicarlo. Lanús puede comprar todas las pistolas que quiera, pero no sé con quién las va a usar. Acá el que conduce la policía bonaerense y desarrolla el plan de seguridad es el ministro de Seguridad de la Provincia, no el municipio”

Además, cuestionó que “es una falta de respeto que se hable de las policías locales porque cuando la policía local comete errores no se hacen cargo. Ellos (los municipios) no detienen a nadie, quien detiene y quien trabaja es la Policía Bonaerense, que la conduzco yo”.

“Debemos dejar de ver las encuestas para saber qué tenemos que decir a la mañana. No podemos ver las encuestas y decir queremos las Taser. Hay que tener un baño de razonabilidad y comenzar a pensar políticas de largo plazo. No hay políticas de largo plazo porque cada uno lleva agua para su molino y no piensa en el bien general”, sentenció.