Balladares: “Los vecinos quedan rehenes de las internas por la sucesión de Grindetti”

El director de Asuntos Políticos de Jefatura de Gabinete y dirigente del Frente de Lanús para Lanús, Agustín Balladares, analizó el año a través de las políticas de Estado que implementó el Gobierno nacional para dar respuesta a la pandemia de coronavirus y se refirió a la situación del distrito y el armado del Frente de Todos. Además, advirtió sobre las diferencias dentro del oficialismo local y cómo afecta a la gestión.

“El balance de la gestión es positivo desde nuestro punto de vista. Cuando asumimos el gobierno nacional lo hicimos para sacar a la Argentina de la frustración, el 1 de marzo el Presidente abre las sesiones y a los dos días ocurre el primer contagio, se quemaron los papeles y aparecieron las medidas de emergencia. Medidas de prueba y error. Vimos cómo las potencias más consolidadas del mundo tuvieron un sistema sanitario que no fue capaz de absorber toda la demanda. A pesar de eso, la Argentina hoy podemos decir que no hubo un solo caso que tengamos que haber elegido en poner un respirador a una persona o a otra”, aseveró el dirigente peronista en diálogo con DiarioConurbano.com.

Subrayó que “es algo central porque la prioridad fue la preservación de la salud” y recordó que “se venía de una Secretaría de Salud y de una retirada del Estado en las áreas más sensibles de la sociedad, de un endeudamiento enorme y en medio de la pandemia se pudo reestructurar la deuda y se venía con un deterioro económico que se duplicó por la pandemia”. “Cerca del 8% del PBI fue destinado al salvataje de los trabajadores y a sostener el entramado colectivo”, afirmó.

Para el funcionario nacional “el balance es muy positivo” ya que a partir de las medidas de emergencia en materia de trabajo como la implementación del IFE y ATP “ahora hay datos concretos sobre la situación productiva del país que permite pensar para adelante” y remarcó que “se regeneró un sistema sanitario que estaba diezmado, se duplicó la asistencia alimentaria y hubo unidad política para resolver las negociaciones con los acreedores privados y ahora quedara encararla la negociación con el FMI”.

Respecto al primer año del Frente de Todos, Balladares consideró que el espacio “tiene un gran desafío ya que fue la coalición electoral más grande de la historia a esta parte” y apostó a que haya “unidad política que le impregne la mirada en la gestión y que incorpore a los sectores de la Argentina, a intendentes, a gobernadores, a todos los sectores políticos que estén dentro de una estructura que nos unifique y esté más consolidada para poder homogeneizar varias miradas”.

“Hemos avanzado en unidad política. Avanzamos. También, necesitamos el factor tiempo y esfuerzo para la homogeneización de la fuerza política. Hubo un acto de unidad en La Plata y no tuvimos baja y ni perdida, sí hay debate, pero a veces nos quieren hacer creer que el debate es fisura y no. No todos pensamos lo mismo, pero sí hay un trazo grueso de coincidencia y sin tenerle miedo al debate y a la discusión necesitamos un peronismo fuerte amplio consolidado y unido”, replicó.

En el plano local, el dirigente del Frente de Lanús para Lanús sostuvo que “el Frente de Todos y los espacios que lo conforman han trabajado muchísimo para la pandemia, pero no podemos decir lo mismo del Estado municipal”. Respecto al armado político de la coalición que es oposición en el distrito, Balladares explicó: “Perdimos hace más de un año, venimos atravesando derrotas consecutivas, atomización y dispersión, hay que tratar de construir mayores niveles de unidad entre nosotros”.

“Vamos a lograrlo. Estamos chalando con todos los sectores, tenemos el mismo diagnóstico de construir los mayores niveles de unidad posible para conseguir un peronismo competitivo. Algunos sectores lo ralentizan, pero hay que apostar a la mayor unidad posible”, insistió.

En ese sentido, Balladares cargó contra el Gobierno municipal al advertir que “la gestión de Grindetti viene de mal en peor, no solo por la falta de interés que han desarrollo para la contención de la sociedad porque cuando más necesitaba del Estado municipal, menos estuvo presente ni hubo un acompañamiento a los eslabones productivos de la sociedad para generar genera trabajo y fortalece el erario municipal”, sino que apuntó a que el intendente municipal “atraviesa serias internas en el espacio que se ven”.

“El problema es que se pelean por ver quién lo sucederá y quienes quedan rehenes de esa situación son vecinos de Lanús. Los vecinos quedan rehenes de las internas por la sucesión de Grindetti”, sentenció.

“Le pedimos al Estado que deje sus internas para otro momento porque el municipio atraviesa enormes problemáticas”.

De cara a las próximas elecciones, Balladares apuntó a lograr “la mayor unidad posible para tener mayores niveles de éxito y si se logra, se podrá demostrar a propios y ajenos que, si nos juntamos más, podemos ser más fuerte, lograr la victoria y eso va a ser un efecto contagio para otros sectores que no están del todo convencidos” e instó a “trabajar en sintonía para poder generar niveles de unidad de acción”

“Las elecciones serán otra historia y discutiremos ejes pragmáticos. Ahora hay que construir un peronismo competitivo con fuerte densidad, que permita desarrollar políticas integrales. Estamos mejor que cuando arrancamos el año. Nosotros si tenemos que ser una opción electoral de cara al año que viene lo vamos a hacer, pero estamos convencidos que este año fue el inicio del retorno del peronismo de Lanús”, concluyó.