Avellaneda: La UCR reclama que la Defensoría del Pueblo vuelva a la oposición 

Tras las elecciones, desde Cambiemos en Avellaneda plantean que la figura del defensor del Pueblo local sea ocupado por un referente opositor como en oportunidades anteriores, ya que la última vez ese puesto fue ocupado por María Laura Garibaldi, que ahora asumirá como concejal del oficialismo. 

En diálogo con DiarioConurbano.com, el presidente del comité radical local y concejal electo, Fernando Landaburu, apuntó que “el Defensor del Pueblo es un organismo que ejerce control sobre la administración municipal, entonces, la lógica indicaría que debería ser alguien de la oposición”.

Asimismo remarcó que “la ordenanza de Avellaneda se fue modificando y la actual no establece eso como obligatorio sino que surgen mecanismos raros como que se define la figura a través del Concejo por mayoría simple, a la opinión de organizaciones no gubernamentales”, y calificó este mecanismo como “medio sui géneris”. 

“Si hacemos un recuento de los defensores del pueblo que tuvo Avellaneda, fueron figuras representantes de la oposición, excepto por la última que ahora asumirá por el oficialismo, por eso lo que hacemos no es un reclamo sino un planteo político de cómo debería ser”, aseveró el dirigente radical. 

En ese sentido, exigió que “el defensor del Pueblo debe cumplir con su función de controlar el desempeño del Ejecutivo local, defender al vecino frente a situaciones de ineficiencia o autoritarismo o ante la falta de respuesta de organismos municipales” e instó a que “se abra un diálogo con el oficialismo para que la Defensoría del Pueblo cumpla con su rol”. 

Por otra parte, Landaburu analizó la derrota electoral pero salvó como “hecho a destacar que entre las PASO y las elecciones generales, realmente hubo un repunte de Juntos por el Cambio” y destacó que “la ciudadanía eligió un equilibrio de poder porque lo que la gente marcó en esta elección es la necesidad de que nadie tenga el poder absoluto y llegar al 41% contra el 48% marca una paridad”. 

“Mucha gente siguió confiando pese a la crisis económica y social, siguió confiando en Juntos por el Cambio y en los valores que se plantearon desde el espacio”, enfatizó.

Asimismo, auguró un crecimiento de Cambiemos a partir del año que viene como fuerza opositora y descartó que las diferencias entre el PRO y el radicalismo en el último tiempo puedan traer consecuencias negativas para la coalición: “Nosotros tenemos una buena relación y vamos a seguir integrando un bloque juntos en el Concejo Deliberante”.

Subrayó, así, que “son diferencias que hacen a la lógica de una fuerza como es Cambiemos en donde se plantean las diferencias que son sobre temas puntuales y solo son diferentes puntos de vista”. 

En el plano local, en tanto, Landaburu instó a que el espacio tendrá “un rol que será el de controlar la gestión municipal, que se generen ámbitos de tolerancia, escucha y diálogo para poder llevar adelante las propuestas de Cambiemos y que sean tenidas en cuenta”.