Avellaneda: Dura crítica de la oposición por los casos de inseguridad en el distrito

El concejal de Juntos por el Cambio y dirigente radical de Avellaneda, Fernando Landaburu, criticó el accionar del Gobierno nacional, provincial y local sobre el incremento de los hechos delictivos en el distrito y en la provincia de Buenos Aires y sostuvo que “todas las medidas que se tomaron ayudar a retroceder en seguridad y no en avanzar”.

“Nosotros estamos a favor de que se envíe fuerzas de seguridad nacional al distrito, sí me parece que de nuevo estamos frente a la falta de políticas efectivas. Cuando comenzó la cuarentena, cada cinco minutos uno veía un móvil policial recorrieron las calles del distrito y ahora encontras un patrullero con suerte. Bajó la cantidad de móviles”, indicó el edil opositor en diálogo con DiarioConurbano.com.

Subrayó, además, que “se ven hechos de inseguridad cada vez más violentos” y cuestionó que en el distrito “la directora de Seguridad municipal no se quiere reunir con todos los vecinos y los funcionarios tienen que estar siempre disponibles y contar qué plan tienen contra el delito”.

En ese sentido, se refirió a la disputa entre el ministro de Seguridad provincial, Sergio Berni, y la ministra de Seguridad nacional, Sabina Frederic; a lo cual, analizó: “No diría que la responsabilidad del aumento de los delitos está relacionada con esa pelea, pero sí que hay una relación importante con los 4 mil presos que liberaron”. Replicó que “en la mayoría de los casos que logran detener a los delincuentes, muchos habían sido liberados en el último periodo” y cuestionó que “lo que genera es que en vez de que estén dedicándose a lo que se tendrían que dedicar, pierden tiempo en estas peleas absurdas”.

No obstante, el dirigente radical subrayó que “es un tema complejo para decir qué medida hay que tomar”, pero advirtió: “Si podía decir que todas las que se fueron tomando fueron para ayudar a retroceder en el tema de seguridad y no para avanzar”.

Evalúo, asimismo, que “sí hay una fase en este aumento de los casos de inseguridad que no se puede no tener en cuenta que es la crisis económica y social, también está el debate de que un detenido que sale, no tiene posibilidades de encontrar un trabajo. Todo eso influye en algún tipo de delito como es el arrebato que crece cuando crece la pobreza”. Apuntó, entonces, que “la solución no tiene que ser solamente mayor policía, sino que también tiene que haber un mensaje claro a los delincuentes” y cuestionó que “hoy el mensaje del oficialismo es que robar es una profesión”.

“El mensaje de los funcionarios tiene que ser que vamos a combatir el delito, no que es una profesión o que hay que robar con códigos. Tiene que haber un mensaje único desde el poder nacional, provincial y de los intendentes. Un accionar conjunto que no hay, solo hay peleas absurdas”, sentenció.

E instó a que las medidas “tiene que ser consensuadas con todas las fuerzas políticas y que el Gobierno contemple todo lo que veníamos hablando”.