Arcidiácono: “La mujer no solo debe ser vista desde la vulnerabilidad”

Arcidiacono BatakisLo afirmó la Senadora Provincial (MC) e integrante de Mujeres en Acción Política por la Igualdad (MAPI). En diálogo con DiarioConurbano.com, también observó “un retroceso en las políticas públicas” en cuanto a prevención de violencia de género, indicó que “con la creación de las comisarías de la mujer solamente no alcanza” y aseguró que en la actualidad se transita por “un cambio cultural, pero hay que trabajarlo”.

La marcha por Micaela Gómez bajo los lemas #NiUnaMenos y #VivasLasQueremos volvió a poner sobre la mesa varios temas listos para ser reinsertados en la discusión y no solo cernirla en lo relativo a la violencia de género y femicidio sino ampliarla a otros ámbitos como la justicia, la política y la vida social cotidiana.

Viviana Arcidiácono, desde su rol dentro de MAPI aseguró que “la mujer no solo debe ser vista desde la vulnerabilidad”, sino que además requiere su espacio: “también queremos ser protagonistas porque tenemos mucho para dar”.

Asimismo, contempló que “la mujer también está dentro de la construcción machista, por lo que el cambio es cultural” y también deben trabajar desde ese ángulo además desde lo legal y lo legislativo. “Como madres construimos a nuestros hijos varones en esa cultura”, remarcó.

También indicó que no deben descuidarse los aspectos más tradicionales de la puja y es por eso que denunció “un retroceso en las políticas” tendientes a preservar el bienestar femenino. “Se habla de retroceso en la medida en que no se avance, porque las políticas públicas tienen que tener una continuidad”, aclaró.

En ese sentido, también expresó su “preocupación” ante algunas falencias legislativas. “No hay una verdadera aplicación de los programas nacional y provincial de Salud Sexual y Procreación Responsable e incluso hay pedido de informes de diputados nacionales”, informó.

A raíz de estas falencias sumadas a otras, consideró que “hay todo un sistema de vulnerabilidad con la violencia de género que puede terminar en feminicidio, porque son procesos a trabajar desde lo cultural y a su vez darle contención a esas mujeres que sufren esa situación”.

Otro factor que se suma para Arcidiácono es la precariedad para contención luego de que una víctima decide hacer frente a una situación de violencia. “Si no las insertás laboralmente después, si no tienen acompañamiento psicológico, no tienen manera de instalarse en otro lugar porque hay pocos hogares y no son provinciales”, puntualizó sobre las denunciantes.

“Con la creación de las comisarías de la mujer solamente no alcanza –advirtió y aseveró- Se necesita que esas mujeres que hacen las denuncias totalmente vulneradas, muchas veces con sus hijos, tengan algo más que la perimetral porque llegan al momento de la denuncia cuando la situación ya es insoportable”.

Incluso consideró que los sitios de guarda como el Hogar Fátima Catán “Son lugares de tránsito y muchas veces hay una permanencia más allá de lo deseable, porque deberían usarse como lugar de permanencia”.

A su vez apreció que en la actualidad se transita por “un cambio cultural, pero hay que trabajarlo” porque todavía existen resabios de viejas concepciones que anulan de validez a las denuncias que buscan cesar con los abusos.

“Si no tengo la perspectiva de género, soy quien tengo que decidir y considero a la violencia sin entender por qué esa persona es víctima, después tenemos en la cabeza éste imaginario con situaciones como las de los últimos días donde periodistas con programas resonantes donde ponen a la víctima como responsables de su propio destino”, recriminó.

En el ámbito político también se generan desigualdades. Pese a los esfuerzos por igualar cupos legislativos para ambos sexos, la integrante de MAPI reflejó el desequilibrio: “no estamos en plano de igualdad”.

“Como mujeres tenemos que pelear por la paridad, luchamos para estar”, remarcó al tiempo que indicó un esfuerzo constante del sexo femenino que “tiene siempre que demostrar su capacidad”.

“Pareciera que no es normal que exista la paridad, es como si se estuviera corriendo a otros, como si se hiciera intencionalmente o perjudicando a otros”, agregó en esa sintonía y explicó la búsqueda ulterior de la puja.

“Lo que queremos es luchar por nuestros derechos, para que se nos vea y nos acompañen. No es un desplazamiento a los varones sino una incorporación con miradas distintas para generar una sociedad mejor”, culminó.